El FC Barcelona tiene que aligerar plantilla. Ahora mismo es el gran objetivo prioritario. Las salidas de Phillipe Coutinho y Yusuf Demir no deberían ser las únicas durante este enero en el conjunto blaugrana. El director de fútbol, Mateu Alemany, se ha marcado como prioridad a partir de esta semana intentar acelerar otras operaciones. El club necesita seguir rebajando límite salarial para superar un problema enquistado del club y que también podría permitir nuevas inscripciones, tanto de fichajes como de futbolistas aún con ficha del filial como Gavi, Nico o Abde.

De entre todos los jugadores a los que busca acomodo, el principal es el de Samuel Umtiti. Pese a su renovación hasta el 2026 en una operación financiera, el francés no tiene ningún futuro en el equipo de Xavi. El mejor ejemplo se vio en la semifinal de la Supercopa donde ni tan siquiera se sentó en el banquillo. El club daría el visto bueno a una cesión hasta final de temporada, para librarse de su sueldo, ahora menor y más asequible para otros clubs con el acuerdo de la renovación.

Otro nombre que continúa en la rampa salida es el de Luuk de Jong. Los representantes del delantero se siguen moviendo en el mercado en busca de un nuevo destino. De todos modos, su situación es distinta a la de Umtiti, especialmente en el plano deportivo ya que su rendimiento en los últimos partidos y su particular perfil como ‘9’ no disgustan a Xavi.

Hay otros jugadores que tienen mayor cartel y más pretendientes. Memphis y Dest están entre ellos. Son jugadores llamados a principio de temporada a tener un peso importante en el equipo, pero se están diluyendo en los últimos tiempos. El primero, puede pagar con pocos minutos la llegada de Ferran y la recuperación de Ansu Fati. El neerlandés sonó para la Juventus en la operación Morata y es un futbolista que podría tener pretendientes si desea más minutos. En cuanto al segundo, por su parte, se ha visto perjudicado con el fichaje de Alves y su importancia también ha decrecido.