Gareth Bale sigue siendo jugador del Real Madrid aunque parezca lo contrario. El galés ha disputado cinco partidos en el presente curso, no cuenta para Ancelotti... y tampoco le importa. Ya lo dejo claro con la famosa bandera de su país con la que posó tras lograr la histórica clasificación para la Eurocopa 2020.

Wales. Golf. Madrid SD

"Es normal tener algunas molestias, pero estoy en muy buena forma. Disponible para lo que haga falta". Tres días después de borrarse del clásico, al que ni siquiera acudió al estadio a presenciar, el futbolista dijo en rueda de prensa sentirse perfectamente preparado para jugar con su selección. No obstante, Gareth lleva todo el año con la mente puesta en la clasificación para el Mundial que se celebrará a finales del mismo. Para poder estar en el mundial, Bale deberá primero eliminar a Austria, capitaneada por su compañero David Alaba. El galés ha calificado este partido como el más importante de su carrera, por lo que no dudó en aludir a molestias físicas para ahorrarse el clásico y viajar un poco antes a su país.

Sus últimos días en Madrid

Su contrato expira el 30 de junio y ambas partes ansían la llegada de ese día. El Real Madrid dejará de pagar algo más de 17 millones de euros por temporada a un jugador que no usa, y Gareth Bale dejará de estar obligado a vivir en una ciudad que detesta y que a pesar de haber ganado cuatro Champions, nunca le ha acogido.