Este fin de semana tuvo lugar en la localidad de l'Horta Nord de Puçol un emotivo homenaje a uno de los míticos exentrenadores de nuestro a fútbol. Se trata de Pepe Cano Boluda, quien a los 67 años recibió el reconocimiento de buena parte de la gente de futbol que hace poco más de un par de décadas vivía junto a él numerosos éxitos deportivos que sirvieron para fraguar una amistad que aún perdura pese al paso de los años.

Pepe Cano en el centro de una plantilla del Foios CD SD

El goleador por excelencia Tatín, Monzó, Dani Belloch, Miguel Ángel Monsalve, Mocholí o Antuán fueron solo algunos jugadores que estuvieron a sus órdenes en su día en el histórico Foios CD (por aquel entonces Ferran Torres, hoy referente futbolístico de la población, ni tan siquiera había nacido aún) y que a lo largo de la mañana fueron pasando por la reunión celebrada en el Sindicato Agrícola de Puçol. Junto a ellos Virginio, el incombustible masajista, y Rafa Roig, presidente del club en la época en la que fue un rival temible tanto en Preferente como en Tercera División.

Pedro Iarley frente al ordenador en Brasil. Instagram

Pepe Cano recibió una placa conmemorativa simbólica de los presentes por su trayectoria deportiva ya que, al margen del mencionado Foios CD, otros clubes como Atlético Saguntino o CD Teruel también contaron en su día de forma exitosa con él como técnico.

Además de los físicamente presentes también quisieron estar, aunque fuese de forma virtual, otros históricos de nuestro fútbol como Pascual Sendra, quien intervino telefónicamente para felicitar a quien fue compañero suyo en categoría juvenil en el Cullera CF y años después su rival en innumerables ocasiones como alma mater del Pego CF. Y fue entonces cuando se produjo el momento más emotivo, que llegó cuando de forma programada contactaron por videoconferencia con la ciudad de Fortaleza, en el estado brasileño de Ceará, donde reside Pedro Iarley, atacante brasileño que llegó al Foios con 21 años para empezar a destacar de la mano del mencionado Pepe Cano y posteriormente iniciar una exitosa carrera profesional que le llevó a proclamarse campeón de la Libertadores con Internacional de Portoalegre y de la Copa Intercontinental con Boca Juniors.

La distancia

La distancia SD

Quiso estar presente aunque fuese de forma telemática y pese a la diferencia horaria (las 12 del mediodía en España y las 8 de la mañana en Brasil), compartió anécdotas que de manera inevitablemente hicieron que se escapara alguna lágrima por todo lo vivido en común en una reunión que rezumó fútbol valenciano por los cuatro costados.