Hace 13 años que el Levante no disputa una final de la Copa de La Reina y por fin ha llegado el momento de reverdecer laureles. Aquella generación de casi pioneras (anteriormente aún hubo otra) futbolistas de elite valencianas que lograron un potente palmarés para la entidad levantinista puede tener hoy un digno relevo, si bien es cierto que la empresa sobre el papel es harto compleja. El rival será un FC Barcelona que posiblemente sea el mejor equipo femenino de la historia del fútbol español y que busca rubricar su triplete tras ganar Liga y Champions League, y tras aplastar en semifinales al Madrid CFF (4-0).

Mucho ha cambiado el fútbol femenino desde que el Levante arrasó, pero las estadísticas dicen que el conjunto Levantinista hoy por hoy está a un solo título del culé. El Barça tiene siete Copas de la Reina y el Levante seis. Es una ocasión única para agrandar la historia granota y su idilio con el emergente fútbol de féminas en una temporada además sobresaliente por parte de las de María Pry en la que disputarán dos finales (perdieron la de la Supercopa ante el Atleti) y en la que van camino de clasificarse para la Liga de Campeones del próximo curso regresando así al fútbol continental.

Rocío Gálvez, autora del taquicárdico gol de la semifinal, y María Valenzuela, que lo paró todo ante las colchoneras, han sido las dos últimas heroínas levantinistas que han dado además el billete para la siguiente edición de la Supercopa según confirmó ayer el club, que afronta hoy su octava final de la Copa de la Reina. Precisamente, la última vez que el Levante disputó una final de Copa fue en 2008 y es la única que ha perdido puesto que cayó por 3-2 ante el Rayo Vallecano. Con anterioridad, el Levante había ganado seis finales entre 2000 y 2007, ya que en ese periodo tan solo se quedó sin ganar la competición en 2003 y 2006.

El Levante tiene ante sí ahora el reto de dar la sorpresa ante el todopoderoso Barcelona ya que el equipo azulgrana cuenta sus partidos por victorias tanto en Liga Iberdrola como en la Copa de la pasada temporada que se resolvió el 13 de febrero de este año a causa de la pandemia y en la presente edición del torneo del KO. Tan solo el Manchester City, en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, y el Atlético de Madrid, en la semifinal de la Supercopa de Almería de enero -en los penaltis- han podido con las pupilas de Lluís Cortés. Ello no impidió que el Barcelona pasara de ronda y acabara proclamándose campeona continental por primera vez en su historia. Su dominio está siendo insultante, absoluto.

El reto es mayúsculo.