El Levante ha anunciado que Quico Catalán ante los medios de comunicación para hacer balance de la temporada recientemente concluida y al mismo tiempo para explicar cuáles serán las líneas maestras de esta que recién comienza ahora. El anuncio se produjo con un escueto comunicado: «El presidente Quico Catalán comparecerá el miércoles 9 de junio a las 11:30 horas ante los medios de comunicación en la Sala de Prensa del Estadio Ciutat de València. Esta rueda de prensa se realizará de manera presencial, cumpliendo el protocolo y las restricciones sanitarias». Obviamente en la comparecencia el presidente no desvelará nombres ni objetivos concretos, pero sí analizará la situación.

La rueda de prensa llegará después de una semana, la pasada, en la que el mandatario mantuvo reuniones con todas las instancias deportivas del club (por una lado dirección deportiva y secretaría técnica y también por otro con la cabeza visible del cuerpo técnico, Paco López) y en la que se dio luz verde al inicio de las operaciones siguiendo la hoja de ruta establecida.

Sin embargo, más allá del ámbito estrictamente deportivo, una de las grandes incógnitas es saber cuál es el plan estratégico previsto por el Levante para con la gestión de la pandemia. La previsible reapertura parcial de los estadios en el inicio del curso 21/22 abre un nuevo escenario que el club debe abordar pese a la incertidumbre que se genera en todos los sentidos puesto que solo la evolución de la pandemia determinará las medidas a tomar.

En lo referido estrictamente al mercado futbolistas que no continuarán la próxima campaña están seguros Toño, Rochina y Doukouré, mientras que las prioridades estrictamente deportivas a reforzar son las de lateral zurdo, central y delantero, lo que significa que puede haber o que casi con total seguridad habrá más salidas puesto que la única salida que coincidiría con una llegada programada sería la de la posición de lateral izquierdo. Esos son los objetivos granotas, pero lo realmente complicado es acceder a ellos con los recursos que hay -o mejor dicho, que no hay- ahora mismo. El Levante está obligado a vender por 16,5 millones de euros para cuadrar su fair play y a partir de ahí, si vende algo más, podrá invertir algo en fichajes. A cubrir esos 16,5 millones de desfase está obligado y si no vende nada más, todo lo que llegue tendrá que ser a coste cero. Y todo ello lo tendrá que abordar Manolo Salvador siendo consciente de que otra vez, en el ranking de límites salariales publicados por LaLiga y a la espera de conocer el último ascendido, el Levante parte en puestos de 'descenso'.

En su comparecencia, en principio, Quico hará referencia a las consecuencias y el significado de haber alcanzado con el equipo masculino las flamantes semifinales de Copa del Rey en las que se llegó a coquetear con disputar la primera final tras el resultado de la ida ante el Athletic Club (1-1) y por parte del equipo femenino al hecho de haber disputado dos finales como son la de la Supercopa y la de la Copa de la Reina, pero sobre todo de haber alcanzado como mínimo la tercera plaza de Primera Iberdrola, lo que significa que las chicas jugarán la previa de Champions League la próxima campaña para meterse entre los mejores equipos del continente europeo.