El Levante quiere más. La entidad granota, pese a la llegada de Roberto Soldado para reforzar el ataque, está peinando el mercado en busca de otro delantero que pueda aportar gol, pero al mismo tiempo también capacidad de trabajo y que pueda dotar al equipo de nuevos registros en aspectos de la fase ofensiva como la salida de balón, en las transiciones defensa-ataque o en fase defensiva con la presión. En ese sentido la Secretaría Técnica granota no solo se está fijando en el mercado nacional, sino también fuera de las fronteras de nuestro fútbol buscando futbolistas que puedan dar el nivel y que además no suponga ni una inversión ni un coste elevados ya que el Levante sigue necesitando vender por valor de 16 millones de euros.

Sin embargo, en esa hoja de ruta que se ha diseñado el club hay una condición sine qua non para poder acometer la operación y es la salida de al menos uno de los dos delanteros a los que ahora, por parámetros económico-deportivos, interesa sacar de la entidad. Uno de ellos es Sergio León, que acaba contrato en 2022 y tiene una ficha elevada. El club tiene entre sus prioridades encontrarle un destino (lo preferible sería traspasado, aunque una cesión para ahorrarse la ficha se puede contemplar también) tanto a él como a Vukcevic y Coke Andújar, aunque sin duda su elevado salario (que es progresivo) es un hándicap.

La opción con Dani Gómez

Te puede interesar:

La otra alternativa es la de dar salida a Dani Gómez. A pesar de que hace menos de un año que el joven atacante llegó al Levante UD a cambio de 2,5 millones de euros desde el Real Madrid (que se reserva el 50% de sus derechos federativos) y firmó hasta 2025, su salida se considera que es mucho más factible porque se trata de un futbolista con un notable margen de mejora y porque su salario no es tan elevado como el de Sergio León. Este verano cumplirá 23 años y en su caso el Levante no busca un traspaso, sino una cesión. El escenario perfecto sería que Dani Gómez saliese del club para que por un lado lograse la continuidad que en el Levante no ha tenido en esta primera temporada (a pesar de que ha participado en 40 partidos, ha acumuldo 2.000 minutos entre LaLiga y Copa en los que anotó dos tantos) y por otro poder ahorrarse su ficha, ya que todo suma en el fair play financiero.

Quico Catalán en su rueda de prensa de balance de la pasada campaña ya dijo que el 30 de agosto es la fecha clave para tener una plantilla equilibrada.