Nueva temporada, nueva piel. El Levante, a poco menos de cuarenta y ocho horas para que dé el pistoletazo de salida al primer partido de preparación, mostró a través de sus canales de comunicación cómo será la nueva vestimenta del conjunto levantinista. La que llevará a los pupilos dirigidos por Paco López por los distintos campos de la Primera División española y con la que buscarán la permanencia sin renunciar a asestar golpes encima de la mesa. Una nueva identidad con la que el club de Orriols afrontará su decimosexta campaña en la élite del balompié nacional. Su quinta de manera consecutiva desde que ascendió procedente de la categoría de plata en 2017.  

El diseño de la primera indumentaria posee semejanzas con la de la temporada 18/19. Mismo patrón en las franjas y simetría pintada de azul y grana, con el detalle de un cuello idéntico al de los polos cuya denominación técnica es ‘cuello de cisne’, ausente en la camiseta del curso anterior. Después de varias campañas donde la segunda equipación destacó por desprender tonalidades claras, el Levante apuesta por cambiar el guion. Será completamente negra con una fina línea de color rosa en la parte inferior cuello.  

Nuevas equipaciones del Levante. LUD

Te puede interesar:

Mientras, la de portero mantendrá la línea registrada en el año 20/21. Azul celeste será el colorido con el que Aitor Fernández y Dani Cárdenas defenderán la portería de Orriols. Sin embargo, los granotas prescinden momentáneamente de tercera vestimenta. La última vez que tomaron la decisión de embarcar una nueva aventura competitiva con dos equipaciones fue en 2010, año del centenario y del ascenso a Primera División.

De esta manera, el anuncio de la nueva piel sirvió para vislumbrar cuál será la vestimenta de los de Paco López a partir del sábado ante el Stade Reims, la puesta a punto del Levante 21/22. La primera plantilla viajará esta tarde a Algorfa para seguir engrasando la maquinaria. Además del encuentro de mañana ante los franceses, el 27 de julio disputarán su segundo amistoso contra el Atromitos griego. Una concentración de cuatro días antes de regresar a su hábitat natural de entrenamiento.