Se llama Jack Woolley y posiblemente ha padecido su más doloroso KO. Se trata de un taekwondista olímpico que durante los pasados JJOO de Tokyo 2020 alcanzó los octavos de final. Pues bien, una noche de fiesta por Dublín le ha costado hacer viral una historia que le va a hacer pasar por el quirófano. El deportista denunció los hechos a través de sus redes sociales y cómo quedó desfigurada su cara tras el puñetazo. 

El taekwondista se hizo una fotografía en el río Liffey en Dublín y unos minutos después se produjo la agresión. “La noche del 13 de agosto venía de cenar con un amigo y después fuimos a un bar a tomar un par de tragos. Cuando volvíamos al río Liffey, un grupo de unos 8 ó 12 chicos y chicas de unos 20 años empezaron a golpear a la gente. Desafortunadamente fui una de las víctimas, mientras caminaba uno de ellos me dio un puñetazo en la cara. Solo un puñetazo”, dijo el deportista olímpico.

Operación de boca tras la agresión

“Afortunadamente pude llamar por teléfono a una ambulancia y mantenerme consciente. Mis amigos me ayudaron y me alegra decir que todos están bien y a salvo. Tengo suerte de que eso fue todo lo que pasó, ya que varios tuvieron que ser hospitalizados”, explica el olímpico. “Ahora mismo estoy esperando en el Hospital St. James's para una operación en la boca. Gracias de nuevo por todo el apoyo y los mensajes de ánimo, espero recuperarme rápido tras unos meses difíciles. Menudo día”, finalizó Jack Woolley en sus redes sociales.