Sin tiempo para digerir el título logrado el pasado domingo en Tenerife, el Valencia Basket afronta su cita más importante en este arranque de temporada. Y es que, aunque ganar la Supercopa y abrir las vitrinas del club al primer entorchado nacional ha supuesto una gran alegría, lo cierto es que buena parte del curso pasa por lo que suceda en Schio en estos próximos dos días. No en vano, certificar la primera presencia del equipo en la Euroliga Femenina forma parte de la hoja de ruta de un proyecto que no ha dejado de crecer y dar pasos hacia delante.   

«Ese es el objetivo principal ahora mismo. La Supercopa para nosotras era importante, pero la Euroliga es todavía más porque al final decide un poco toda la temporada», confesaba a SUPER Ángela Salvadores. Para la única incorporación ‘taronja’ del verano «sería muy bueno y muy importante para el club jugar la Euroliga».

Para ello, habrá que superar una fase previa que se antoja muy complicada y a la que se llega sin apenas descanso tras un fin de semana muy exigente. De hecho, las valencianas se estrenan esta misma tarde ante el anfitrión, el Familia Schio italiano, antes de medirse el jueves al Bourges Basket francés.

«Va a ser muy difícil porque nuestros dos rivales son equipos históricos de la Euroliga , que siempre están ahí y para ellos sería muy raro tener que jugar la Eurocup», destacó la escolta asturiana, que advirtió que «se estarán preparando muy a conciencia, pero nosotras también, así que al final va a ser una guerra. Los tres equipos merecemos estar en la Euroliga y sólo puede entrar uno. Va a ser duro pero esperamos conseguirlo».  

En términos muy parecidos se expresó en Levante TV su compañera Leticia Romero, para la que «va a ser muy duro. Vamos a salir a la guerra, somos conscientes y estamos preparadas». 

Pero más allá de las lógicas cuestiones tácticas o físicas, puede jugar un papel clave la inercia e inyección de moral que supuso la victoria del domingo ante el Perfumerías Avenida. «Vamos a intentar llegar lo mejor posible físicamente, con máxima motivación y mentalidad después de un título y con conciencia de que es un reto todavía más exigente que el que acabamos de superar», confirmó el técnico Rubén Burgos

El rival

El Beretta Familia Schio tiene una larga tradición en competiciones europeas. En los últimos años ha ido alternando la EuroCup Women y la Euroliga Femenina. En la temporada 2006-2007 levantó su primer y único título de Eurocup y ha llegado hasta en dos ocasiones a cuartos de la Euroliga. La primera vez en la campaña 2016-17 y la segunda en la 2019-20. En esta última no llegó a disputar esta eliminatoria, pues se suspendieron las competiciones por el COVID-19.

Dentro de sus fronteras tiene en su palmarés un total de 10 ligas, 12 copas de Italia y 11 Supercopas. Actualmente cuenta con un buen bloque de jugadoras nacionales con varias incorporaciones extranjeras de alto nivel. Por un lado, una conocida de Jana Raman en la selección belga como Kim Mestdagh. La base-escolta lleva desde mediados de la temporada pasada en el club italiano y promedió más de 11 puntos por partido. Su principal referencia anotadora es la interior Sandrine Gruda, que fue plata con Francia en el pasado Eurobasket de este verano en Valencia. 

Exigente prueba ante el anfitrión para el Valencia Basket. Superdeporte

«Tienen jugadoras expertas, en el interior la referencia es Sandrine Gruda e intentaremos tener planes especiales con ellas. Es un equipo que se ha reforzado en la línea exterior con tiradoras y su entrenador atesora experiencia en Euroliga y en competiciones internacionales», advirtió Rubén Burgos.