El Valencia Basket decidirá en las próximas horas si el pívot Mike Tobey pasa por el quirófano para tratar de solucionar los problemas que arrastra en el pubis, según avanzó ayer Efe. Tobey, que arrastra molestias desde la pasada campaña en la zona y lleva varias semanas de baja con un tratamiento conservador, visitó este jueves en Barcelona a un especialista para tener una segunda opinión que comparar con la de los servicios médicos del club valenciano.

En el caso de que Tobey sea finalmente operado, el jugador estadounidense podría estar entre dos y tres meses de baja y a partir de ese momento se plantearía si el club ficha o no a un sustituto para ese tiempo.

Y es que la lesión de Mike Tobey se suma a las de Bojan Dubljevic, quien sufre un esguince de grado dos desde su partido contra el Real Madrid y estará un mínimo de dos semanas de baja en el mejor de los casos, por lo que Joan Peñarroya se queda sin sus dos pívots y tendrá que aprovechar al máximo a Jasiel Rivero, Jaime Pradilla y Louis Labeyrie, al margen de contar con el canterano Gonzalo Bressan, que ha sido habitual durante la pretemporada, en la que el propio Mike Tobey tardó en incorporarse a los entrenamientos tras su paso por los Juegos Olímpicos.