La última reunión entre el presidente y los capitanes del Valencia CF fue para transmitirles que Javi Gracia iba a continuar en el banquillo, decisión consensuada con el máximo accionista, y que el club iba a hacer todo lo posible para reforzar la plantilla en el mes de enero. Fue el pasado día 5, la mañana después del empate en Mestalla con el Cádiz que dejaba al equipo prácticamente en posición de descenso. Los jugadores dijeron que estaban a muerte con el entrenador y dejaron patente su compromiso de darlo todo para sacar al equipo adelante. Desde ese día, el equipo ha superado de manera holgada dos eliminatorias de la Copa del Rey, Yeclano y Alcorcón, y volvió a ganar en La Liga después de dos meses sin hacerlo al imponerse al Valladolid en su estadio por 0-1. Tres partidos y tres resultados que han cambiado la cara al equipo, que mañana jueves afronta un tenso Valencia - Osasuna en Mestalla que puede ser determinante para el arranque definitivo.

Apenas a 48 horas de ese importante compromiso ante el conjunto rojillo, Anil Murthy volvía a la ciudad deportiva para reunirse una vez más con Gayà, Soler, Jaume y Gabriel. En su ánimo, darles la enhorabuena por la reacción con esas tres victorias y animarles para que sigan en esa misma línea en los próximos partidos, creciendo en juego y resultados. También por la imagen de unión que ha trascendido en las últimas semanas, como una de las claves para darle la vuelta a la situación. Una imagen que responde al compromiso absoluto por parte de los capitanes y de todo el equipo.

¿Refuerzos?

¿Y qué hay de los fichajes? Es la pregunta que flota en el ambiente, la que se hace todo el valencianismo y, claro, también en el vestuario, después de que se haya consumido ya la mitad del periodo de mercado invernal sin que se hayan producido novedades. El centrocampista que como mínimo necesita el equipo sigue sin llegar, una mala noticia después de haber comprobado lo que sufre el equipo con la ausencia de Racic, que estuvo varias semanas fuera por un problema de vértigos, y el peligro que supondría perder ahora a Carlos Soler, con molestias en un tobillo que lo tienen en duda para ese duelo con el Osasuna.

¿Lo ha intentado el Valencia CF? La respuesta es sí, aunque de momento ha encarado todas las operaciones con escasísimas opciones de éxito por la limitación económica, y eso que de lo que estamos hablando es de una simple cesión en la que el club se comprometería a pagar la mitad de la ficha y alguna cantidad que le piden por el préstamo. Así lo va a tener complicado salvo que a última hora le pongan algún futbolista interesante prácticamente en bandeja. Si no llega, Javi Gracia se tendrá que apañar con lo que tiene para afrontar la segunda vuelta del campeonato, algo para lo que ya está mentalizado, y Anil Murthy habrá fallado en el compromiso con los capitanes, que no supone precisamente una ayuda en estos momentos.