El pasado mes de julio ya sonó Míchel para el Valencia CF. Según la ESPN, era uno de los principales candidatos de la dirección deportiva junto a nombres como Baraja, Bordalás o el finalmente contratado Javi Gracia.

El histórico jugador madridista abandonó el Pumas mexicano poco antes y, desde entonces, se mostró decidido a volver a España. Esto fue hasta tal punto que con el descontento de Gracia en el club tras verse engañado por Meriton Holdings, su nombre volvió a estar sobre la mesa en enero. La única condición era que el entrenador navarro dimitiera y se fuera no sólo sin recibir dinero, sino abonándolo como penalización. Extremo que no ocurrió.

"Estuve en contacto con otro equipo. Esperaban que el entrenador dimitiera, pero no dimitió. No querían pagarle", declaró Míchel en El Larguero. El técnico firmó recientemente con el Getafe para regresar al club al que ya entrenó exitosamente en el pasado, mientras que Bordalás se incorporó al Valencia CF como líder del proyecto 21/22. Se cierra el círculo.