La presencia de Carlos Soler en los JJOO, la salida de Christian Oliva y la baja de refuerzos en el centro del campo cumplido el primer mes de mercado provocará que José Bordalás arranque la pretemporada el 7 de julio con un doble pivote bajo mínimos. El técnico del Valencia, si el mercado no dice lo contrario, comenzará a trabajar con solo un mediocentro del primer equipo Uros Racic y dos aspirantes a hacerse un hueco como Koba Koindredi y Vicente Esquerdo. No hay más.

El cuerpo técnico asume que Soler puede permanecer en Japón hasta el 7 de agosto si la selección española olímpica llega a la final. Tampoco comenzará con Bordalás otro futbolista como Daniel Wass que podría ejercer las funciones de mediocentro. El danés comenzará sus vacaciones después de la Eurocopa (compite el miércoles contra Inglaterra en las semifinales) y ya no disimula su intención de salir del Valencia este verano. Además, la previsión del club es que el fichaje del mediocentro se cocine a fuego lento porque es una posición clave y la hoja de ruta pasa por apurar las primeras opciones. Bordalás tendrá que tirar con Racic, Koba y Esquerdo.

Los Juegos y Soler

El escenario que deja la marcha de Soler a los JJOO no preocupa al cuerpo técnico. La llamada entraba en los planes. Bordalás, lógicamente, hubiera preferido trabajar desde el primer día con Carlos, pero su presencia en la lista de De la Fuente no trastoca sus planes. Hablaron por teléfono a su llegada al club y lo espera a tope para el debut en LaLiga. Soler no va a hacer la pretemporada con el Valencia, pero la va a hacer con la selección con partidos amistosos y oficiales de por medio. La previsión es que regrese a mediados de agosto con más ritmo de competición que ningún otro jugador. Su viaje a los JJOO se ha reciclado en positivo en clave Valencia.

Koba Koindredi

La baja de Carlos en la pretemporada abre un escenario nuevo para Koba. El mediocentro francés de 19 años va a tener rol protagonista en las primeras semanas para convencer a Bordalás y hacerse hueco en la primera plantilla. Un objetivo que ahora mismo es real. El galo tiene una oportunidad de oro para ganarse la confianza del entrenador y hacerse un sitio en el primer equipo como cuarto o quinto mediocentro. Está en sus manos. O mejor dicho, en sus pies. El rendimiento de Koba en la pretemporada será fundamental para tomar la decisión final. El club confía en el francés como jugador del primer equipo, pero la última palabra será el entrenador.

El futbolista está ilusionado con la oportunidad y ya ha comenzado a prepararse físicamente en vacaciones. Afronta esta pretemporada como un reto personal consciente de que tiene opciones reales de quedarse. Su perfil de jugador físico encaja. Bordalás decide. Si no convence al entrenador, el francés buscará una salida en forma de cesión consciente de lo importantes que es acumular minutos en la élite la próxima temporada. Lo que depare el mercado, incluido el futuro de Wass, también condicionará la decisión.

Vicente Esquerdo

Más difícil lo tiene Esquerdo. El de Calpe está citado para la pretemporada aunque sus opciones de continuar en el primer equipo son menores. El calpino tiene ofertas encima de la mesa y en caso de que el Valencia no cuente con él, se le buscará una salida este verano en calidad de cedido. Esquerdo comenzó la temporada pasada en el once titular las dos primeras jornadas de la mano de Javi Gracia, pero se cayó del equipo y acabó la temporada compitiendo en el Mestalla. Koba, por ejemplo, fue más protagonista con dos apariciones en LaLiga y cuatro titularidades en la Copa del Rey.