Son muchas las dudas que están surgiendo alrededor del Valencia CF este verano. Las salidas que no se producen y, por consecuente, los fichajes que no llegan, están haciendo tarea imposible vislumbrar el posible 'once de gala' con el que José Bordalás quiere comenzar la temporada. Será el propio Valencia quien inaugure la competición liguera el 13 de agosto ante el Getafe. Apenas restan dos semanas y lo único que parece estar claro para el técnico alicantino es que la línea defensiva estará formada por Thierry Correia, Gabriel Paulista, Omar Alderete y José Luis Gayà . La única incorporación hasta el momento ha empezado con buen pie. Está siendo una de las buenas noticias en una pretemporada que está dejando luces y sombras. La buena sintonía entre el jugador paraguayo y Paulista está generando ilusión. Al brasileño se le ha visto más cómodo compartiendo minutos con Alderete que con cualquier otro central. Juegan a lo mismo y en los ratos que han coincidido han dejado sensación de seguridad y de tener posibilidad de progresión como pareja de zagueros. Por su parte, Thierry Correia es un jugador que encandiló a Bordalás desde el principio. Su exuberancia física se adapta a la perfección a lo que el alicantino exige. Además, la mejoría táctica y técnica que protagonizó la temporada pasada convierten a Thierry en un jugador clave en el esquema del técnico alicantino. El portugués llegó como incógnita incluso para ser suplente y ahora mismo se ha convertido en una realidad. El dudoso estado físico de Piccini hace que el club no quiera vender a Wass a no ser que llegue una oferta a la altura. El otro costado tiene un dueño claro y ese es el capitán del Valencia José Luis Gayà. A pesar de los rumores sobre su futuro, el jugador nunca ha mostrado ningún interés en abandonar el club y continuará siendo el lateral izquierdo titular del combinado valencianista.

Mar de dudas

Y hasta ahí llega lo ‘fácil’. El resto de posiciones no son una apuesta segura a día de hoy. Cillessen es el portero de Bordalás, pero sus contantes visitas ala enfermería y la posibilidad (pequeña) de que llegue una gran oferta por el holandés, hacen que el Valencia se mantenga ojo avizor. El centro del campo continúa siendo todo una incógnita. Los amistoso de temporada no han hecho más que acentuar la necesidad de reforzar esa posición, ya que Carlos Soler y Racic no parecen ser suficiente. En relación al canterano, tampoco parece clara la posición que desempeñará este año. El habitual 442 de Bordalás hace intuir que Soler irá a la banda. Del centro del campo en adelante es donde el club encuentra más dificultades. Jason, Cheryshev y Guedes están en la rampa de salida pero no llega ninguna oferta que satisfaga al área deportiva. En unas bandas que no tienen dueño, Yunus está llamado a dar un paso adelante este año. Estabas siendo uno de los jugadores más utilizados por el técnico antes de la lesión y podría tener muchos minutos esta temporada.