FC Barcelona y Valencia CF se verán las caras este domingo en lo que es un auténtico clásico de la liga española. Una rivalidad histórica que ha tenido encuentros vibrantes. También José Bordalás como entrenador se ha visto las caras con el conjunto azulgrana muchas veces a lo largo de su carrera (hasta diez, aunque solamente le ha ganado en una ocasión).

Uno de los enfrentamientos más recordados por el entrenador se produjo en 2008, cuando el modesto Alcoyano -entonces entrenado por el técnico valencianista- empató a dos en el Camp Nou llevando a cabo un plan que salió casi a la perfección. Él mismo se encargó de explicarlo en una entrevista con la Radio Televisión Valenciana, que 13 años después lo ha rescatado de su archivo.

El día que Bordalás le ganó la partida a Rijkaard

El conjunto de El Collao visitó el feudo barcelonista con un resultado negativo de la ida (0-3), pero viajó con la intención de regalar un buen partido a su hinchada. En lugar de esperar atrás como muchos otros equipos, Bordalás planteó un partido valiente elevando la línea de presión muy arriba buscando neutralizar la salida de balón del equipo de Frank Rijkaard y logró lo que ningún otro equipo hasta la fecha esa temporada: marcar dos goles en el Camp Nou.

El combinado valenciano cayó eliminado y el Barça se enfrentó en semifinales al Valencia CF, precisamente entrenado por Ronald Koeman, por lo que Bordalás participó en el programa de Canal 9 aconsejando al equipo de Mestalla sobre cómo hacer daño al cuadro culé: “Una de las claves que el Valencia puede utilizar esta noche para superar al FC Barcelona es presionarle a los dos centrales y a los dos futbolistas de banda. Así obligamos al portero a jugar en largo. También existe la posibilidad de dejarles salir con un central y cuando intente jugar y circular hacemos una presión intensiva. Fuimos capaces de tener posesiones largas, buscar circulación rápida y generar dos contra uno en banda y ese fue uno de los éxitos de nuestro equipo en el Camp Nou”.

La explicación del planteamiento del partido ha envejecido muy bien, ya que la idiosincrasia futbolística de Bordalás sigue pasando por esa intensidad y ambición a la hora de presionar. Trece años después podrá ejecutar su plan anti-Barça directamente a los mandos de la nave valencianista ya como un técnico más experimentado y con un bagaje sobradamente conocido en Primera División.