El que fuese portero del Valencia CF en la mejor época de la historia de club, Santi Cañizares, volvió a cargar contra la gestión de Peter Lim al frente del Valencia CF en los micrófonos de Deportes Cope Valencia y fue especialmente duro al referirse a las expectativas que tenía con respecto a Meriton en el proceso de venta: “Era muy pesimista, pero no podía imaginarme que íbamos a llegar a este punto de prostitución que ahora mismo sufre el Valencia”, explicó. 

El que es para muchos el mejor portero de la historia de la entidad de Mestalla también habló acerca de la manifestación que se celebrará el próximo 11 de diciembre: “Siempre es bueno reivindicar, dar a conocer, dar luz y que tenga trabajo mediático lo que está sucediendo y que se sepa, porque fuera no se sabe. En Valencia sí, nos ha costado siete años, pero hay otros sitios en los que no saben nada. Está bien que este tipo de marchas tengan su influencia mediática”, explicó Cañizares. 

Las diferentes plataformas de oposición a la gestión de Meriton se han unido para proyectar una concentración histórica y Cañizares habló también sobre dos de ellas. En primer lugar sobre ‘Espíritu del 86’, de la que firmó el manifiesto inicial, de la que dijo que le parecen “gente noble y sin ninguna pretensión de controlar el club” y también sobre Libertad VCF, a quién confesó que ha delegado sus acciones y agradece que se muevan, aunque cree que con las ampliaciones de capital sus porcentajes pueden quedar muy diluidos. 

Contra el proceso de venta

La realidad es que Cañizares ya se posicionó en contra el proceso de venta y volvió a cargar contra este periodo y los responsables de que el club acabase en manos de Peter Lim: “Era muy pesimista porque no me estaban gustando que el club se vendiera, porque creía que podía haber otras soluciones, no me estaba gustando que no hubiera ningún tipo de transparencia, no me gustaba que en aquel momento Amadeo Salvo y Aurelio Martínez, que eran los que tenían que vender el club, se estaban posicionando permanentemente en una de las candidaturas porque eran juez y parte. No me gustaba que las condiciones fueran unas y luego se firmaran otras. Era muy pesimista, pero no podía imaginarme que íbamos a llegar a este punto de prostitución que ahora mismo sufre el Valencia”, explicó. 

¿La solución?

Te puede interesar:

Preguntado por la solución que tiene la situación que atraviesa el club, Cañizares dijo que no pasaba por la venta del club “porque el que lo tiene no quiere vender, no le da la humildad, no tiene un ápice de dignidad para eso porque a lo mejor antes prefiere que esto esté en quiebra” y que creía que el asunto se podía solucionar por otras vías: “la judicial, acreedores, políticos (aunque veo que están bastante laxos, les da mucho miedo el Valencia y todo lo que toquen lo harán de puntillas)”, explicó.

Además de ello, quiso manifestar sus dudas con el papel de LaLiga: “No puedo entender porque siempre se posiciona a favor de esta gestión cuando saben perfectamente el desastre que es esta gestión, ya que la propia Liga llamó un día a filas a Peter Lim para decirle “oye, pon ahí un gestor profesional y aquí tienes el nombre, Mateu Alemany”. Creo que sería necesaria también una presión por parte de la liga de fútbol profesional y no solamente no la hay, sino que le parece bien. Cuando tomaron partido, Lim hizo caso, derivó la gestión y solamente poniendo gente profesional las cosas cambian, ya no es lo mismo”.