Dentro de su ronda informativa con los clubes de Primera y Segunda, previa a la Asamblea General del próximo 10 de diciembre en la que se validará el reformulado acuerdo con CVC Capital Partners, LaLiga se reunió ayer en València a título informativo con los directores financieros de Valencia CF, Levante UD, Villarreal CF y Elche CF. Una cita a la que por proximidad geográfica se sumaron los del Cartagena y el Ibiza y de la que se llevaron documentación sobre cómo va a ser el acuerdo final y los detalles sobre el nuevo entramado jurídico tras la salida de Real Madrid, Barcelona, Athletic y Oviedo. Esta última circunstancia se ha traducido en una variación del porcentaje de participación del fondo como socio industrial pero no en el dinero que recibirán los clubes.

La visita de Javier Tebas, acompañado por Javier Gómez como responsable de LaLiga Impulso y otros miembros de su comisión de trabajo, también sirvió para mantener un contacto directo por la tarde con el Valencia CF en un momento muy delicado para los intereses de Lim, pendiente de avalar el reinicio de las obras en Mestalla para detener la resolución de la ATE y sus beneficios urbanísticos. El mensaje del club es que existe el compromiso de acabar el estadio pero no ha trascendido si en la reunión con Tebas se obligó verbalmente a destinar los fondos de CVC para eso.

Quien , por contra, no asistió a la cita, ni siquiera a la comida oficial, fue Quico Catalán. El presidente del Levante excusó su presencia por cuestiones personales. En su lugar, la representación de la directiva corrió a cargo del secretario Jorge Lucas y el consejero Braulio Pastor.

Aunque trató de que la convocatoria a los clubes no trascendiera, desde LaLiga se sostiene que el proyecto de LaLiga Impulso va a revolucionar el modelo de competición con nuevas instalaciones, mejores jugadores y mejor experiencia de aficionado. En este sentido, los clubes han remitido en la últimas semanas los planes de inversión y estratégicos para ser aprobados, además de información detallada sobre empleados, socios o estructura digital, entre otros asuntos.

Otro de los temas sobre la mesa en estas reuniones con LaLiga es la posibilidad de rebajar el porcentaje destinado a infraestructuras con el objetivo de hacer frente a las necesidades de tesorería. Y es que la crisis, como está ocurriéndole de manera muy visible al Valencia CF, continúa pasando factura a todos.