La tarde tenía un tono gris en el Municipal Vicent Morera, pero el Valencia Mestalla tenía una oportunidad de oro ante sí. El empate del Atlético Saguntino el pasado sábado ofrecía la posibilidad de que el equipo de Miguel Ángel Angulo ampliara su margen a seis puntos respecto a su perseguidor, pero no pudo ser.

En el encuentro pasaron pocas cosas durante la primera media hora de juego. En el minuto 28’ llegó la primera aproximación valencianista, un centro de Pedro Alemañ que casi remató Rubén Iranzo en el segundo palo. El Valencia Mestalla apretaba y tuvo ocasiones en botas de Joseda y un mano a mano de Fran Pérez que desbarató el guardameta local.

En el segundo tiempo, Javi Guerra probó abrir el marcador con un disparo desde lejos, pero no consiguió perturbar la portería del Silla CF. Todo estuvo cerca de cambiar en el 65’ cuando, tras un error de la zaga local, el Valencia estuvo a punto de conseguir el primer gol, pero fue solventado con un despeje casi bajo palos. El filial se creció y tuvo otro mano a mano de Mario Musy y un remante a bocajarro del mismo jugador, en ambas ocasiones el portero resolvió. Angulo olía la sangre y metió a Bashiru para romper la igualada. Sin embargo, el conjunto valencianista se encontró con la expulsión de Joseda por doble amarilla. Este contratiempo obligó al entrenador a reajustar el equipo. Miki Bosch ingresó al terreno de juego por Mario Mussy. La dinámica atacante del Valencia se frenó y finalmente el encuentro terminó en empate.