La misión de LayHoon desde que aterrizó en València apenas acaba de comenzar. La expresidenta del Valencia CF, mujer de la máxima confianza de Peter Lim, regresó al ecosistema del club hace pocos días con un objetivo muy marcado: actuar como mediadora entre Meriton y la autoridades para desbloquear de una vez por todas el asunto del Nuevo Mestalla.

El pasado jueves LayHoon mantuvo una reunión con Javier Tebas. Previamente ya había conversado con Ximo Puig y Arcadi España. El propio club, a través de sus redes sociales, confirmó el contenido del encuentro con el presidente de LaLiga través de un comunicado que recitaba lo siguiente: «Ambos han conversado, repasando la actualidad del Club y han tratado -entre otros temas- el asunto del nuevo estadio, un proyecto emblemático y relevante para el Valencia CF, sus aficionados, la ciudad y los vecinos de Valencia».

Una vez pasado el filtro del presidente de LaLiga, algo más cómodo debido a que Javier Tebas siempre se ha manifestado públicamente a favor de la gestión de Meriton con el estadio -también con la gestión económica del club pese a la alarmista situación de pérdidas que acumula Lim-, la próxima parada será de reunirse con el Ayuntamiento.

De hecho, uno de los primeros pasos de LayHoon tras su regreso fue exigir una reunión con Joan Ribó para conservar los beneficios urbanísticos de la ATE. Este ha sido el principal foco de conflicto entre el club y las autoridades respecto al nuevo estadio. Meriton ha insistido varias ocasiones en que cumplen con los requisitos, mientras que el Ayuntamiento afirma que la ATE ya ha caducado. El club quiere convencer a las instituciones para que conserven los beneficios urbanísticos, a ser posible frenando la caducidad para no alargar los plazos configurando otra herramienta similar. 

Te puede interesar:

El aforo, el gran punto de conflicto

El gran conflicto entre las partes sigue siendo el aforo. La entidad blanquinegra presentó el nuevo proyecto, en el que se parte con una capacidad de 49.000 espectadores ampliables a 70.000. Las instituciones siguen sin estar convencidas y tanto Joan Ribó como Sandra Gómez mantienen la postura de que los 70.000 asientos deben estar instalados de inicio.