Gabriel Paulista quiere estar con el equipo el próximo domingo. Sabe que no podrá hacerlo al cien por cien, pero está centrando todos sus esfuerzos en ayudar a sus compañeros en el partido contra el Athletic Club de Bilbao.

En el entrenamiento de este miércoles dio un primer paso para conseguirlo y trabajó con el grupo una parte de la sesión de trabajo y tiene la previsión de seguir aumentando la carga de trabajo a fin de estar listo para competir en unos días. Gennaro Gattuso le espera con los brazos abiertos porque la situación en defensa es muy delicada y de momento hay optimismo en que pueda llegar a ser de la partida. 

El ‘5’ es el líder de la defensa, pero lleva tocado desde antes del Trofeu Taronja, lo que le privó de completar la pretemporada al cien por cien. En los últimos días ha ido avanzando en su recuperación y ya ve la luz al final del túnel. Se perdió el debut liguero y en condiciones normales no forzaría la maquinaria, pero la expulsión de Eray Cömert contra el Girona le obligan a acelerar el paso para no dejar al equipo huérfano atrás. Ahora mismo Gattuso solamente cuenta con las opciones de Mouctar Diakhaby y de Cristhian Mosquera como jugadores del primer equipo para formar la pareja de centrales. En caso de llegar Paulista lo más factible sería que jugase junto con el marcador francoguineano un tándem que se conoce a la perfección de los últimos años.

¿Y si no llega?

Si se complicase la puesta a punto de Gabriel, el entrenador tiene a su disposición a varios jugadores de la cantera que podrían completar la convocatoria. A lo largo del verano han participado en los entrenamientos jugadores como Rubén Iranzo o Facu González y en los últimos días también han trabajado con el primer equipo otras opciones como César Tárrega o Yarek Gasiorowski, recientemente renovado.