El Valencia Mestalla de Miguel Ángel Angulo va muy en serio en la categoría. El equipo ganó con una solvencia pasmosa al Deportivo Aragón en el Antonio Puchades y estira a tres las victorias consecutivas con cuatro partidos seguidos sin encajar.

El filial asalta las plazas de arriba con un saber estar, una sobriedad defensiva y una pegada totales, además de permitirse realizar rotaciones en diferentes zonas del campo. El techo cada vez está más alto para un combinado que no se parece en nada al filial que sufría con todos los rivales hace dos temporadas. Los goles de Alberto Marí y Fran Pérez pusieron el 2-0 en el marcador. 

El primer tanto llegó cerca del descanso, cuando Marí conectó con un gran centro a ras de suelo de Joseda Menargues que envío al fondo de las mallas para adelantar a los suyos en el electrónico. 

El segundo, para sentenciar, fue algo más de cinco minutos después de reanudar la contienda: Pablo Gozálbez sacó su varita mágica a pasear para, después de realizar un amago, ceder en bandeja a Fran Pérez con un pase de fantasía. El extremo culminó la jugada con éxito y se lo agradeció a un Gozálbez que levantó al público de sus asientos en más de una ocasión. La goleada pudo ser mayor, pero no se movió el marcador.