Olympiacos se ha visto obligado a fichar otro lateral izquierdo (el joven brasileño de Flamengo Ramón Ramos) después de la negativa del Valencia a dejarlo marchar en el mercado de invierno. Aún así, el técnico del conjunto griego, el español Míchel González, no le cierra la puerta en enero y está dispuesto a esperar al valencianista hasta final de temporada. 

El plan de Míchel, pase lo que pase hasta el 31 de enero, continúa siendo fichar a Lato de cara a la campaña 23/24. Su proyecto pasa dar salida al exmadridista Marcelo y al moldavo Oleg Reabciuk y comenzar la nueva temporada con Lato y el joven Ramón Ramos (firmado hasta 2027). 

Eso sí, el escenario será otro muy distinto. Olympiacos tendrá que competir deportiva y económicamente con los equipos que continúen llamando a la puerta de Lato conscientes de su situación contractual y deportiva en el Valencia. Y cada día son más. 

Lato tuvo un papel muy destacado en la Supercopa Pablo García/RFEF

El club griego se puso en contacto con el Valencia la semana pasada para pedir formalmente el fichaje de Lato, tal y como informó SUPER. La respuesta del club es que ahora mismo la operación era inviable. Según Miguel Ángel Corona, el equipo no puede perder nivel competitivo. Míchel estaba dispuesto a esperar a Lato aunque en la agenda tenía un plan B y podía verse obligado a activarlo si pasaban los días y se acercaba peligrosamente el cierre final del mercado (31 de enero). Justo lo que ha pasado. 

Olympiacos anunció este fin de semana el fichaje de Ramón Ramos Lima hasta junio de 2027. El lateral izquierdo brasileño pertenecía al Flamengo y la temporada pasada jugó en calidad de cedido en el Bragantino (15 partidos en Liga y 4 en la Copa Libertadores).

La oferta, sin mejorar

Nada ha cambiado en el Valencia. El club sigue sin mejorar su oferta de renovación a Lato a pesar de sus dos últimas titularidades (contra el Real Madrid y el Sporting de Gijón) y los continuos mensajes de Gennaro Gattuso en sala de prensa. «Yo hablo al club de lo que yo pienso que es bueno. Si luego el club no lo ve así, yo tengo que respetar las decisiones de la entidad. El dinero no es mío», decía el técnico italiano recientemente. 

Te puede interesar:

La propiedad, de momento, mantiene la oferta de una sola temporada con una reducción salarial del 50%. Toni no se siente valorado por el club, pero sí por la afición y por el entrenador. Gattuso está encantado con la actitud y el rendimiento que está ofreciendo el jugador a pesar de su delicada situación.