Mismos puntos pero con otra sensación

El técnico italiano tenía un idéntico puntaje a estas alturas pero la realidad es que las sensaciones eran opuestas. Con Baraja el equipo compite mucho más y además a nivel defensivo a mostrado seguridad

Rubén Baraja

Rubén Baraja

Pablo Leiva

Pablo Leiva

El fútbol es un estado de ánimo y la mejor prueba de ello es ver este Valencia. A pesar del empate del Athletic en el último suspiro, el equipo salió con muchas cosas positivas de San Mamés. Compitió ante un equipo que ha demostrado que no es fácil hacerle gol y dejó claro que más allá del día del Betis en el Benito Villamarín, el Valencia CF actual no baja los brazos. Baraja y los suyos han logrado que la gente se sienta representada por la plantilla más allá de errores.

Porque incluso en San Mamés, donde de manera incompresible se concedió un centro a Iñaki Williams y Mamardashvili falló en la salida, los jugadores demostraron que tienen ese ADN competitivo. Desde Fran Pérez, Hugo Duro y Diego López, pasando por el doble pivote y terminando por el propio meta georgiano, que incluso a pesar de su error fue elegido MVP del duelo en Bilbao. Por eso, los 15 puntos no saben a poco sino a un botín suficiente visto lo visto. Aunque ese empate en la Catedral y el de Almería duelen, las expectativas que se habían generado eran muy inferiores. La propia Layhoon Chan, presidenta de la entidad, aseguró que el objetivo debe ser este curso mantener la categoría. 

Si la temporada pasada desde el principio se ‘vendió’ que el equipo había ganado con los refuerzos, que las alternativas de Kluivert, LinoCavani y compañía daban un salto de calidad y más teorías, la realidad es que este año se ha asumid oque la plantilla da para lo que da. Y no es ni mucho menos hacer de menos a un grupo que ha demostrado ser competitivo, sino asumir que el objetivo es el que es. Aunque la mejor noticia es que antes era salvarse fuera como fuera y ahora es cerrar la permanencia para después pensar en subir cuantas más posiciones mejor. 

Con Baraja se ha conseguido también que no exista excesivo ruido con los resultados. Cuando llegan las malas dinámicas el equipo lo asume como parte del camino de una temporada larga. Se piensa en el hoy antes que en el mañana y además se protege a los jugadores con el estilo de juego. Si con Gattuso la idea era proactiva pero sin ningún tipo de sentido teniendo en cuenta las cualidades de los jugadores, con Baraja todo ha cambiado. El equipo es reactivo pero va a robar el balón alto y cerca del área rival. Así nacieron algunas de las mejores jugadas del partido contra un Atlhletic que en los primeros minutos sufrió muchísimo.

En definitiva, los 15 puntos que lleva el equipo hasta la fecha han llegado con una versión competitiva del equipo y aunque el calendario futuro no es nada sencillo, el partido contra el Granada sí debe servir para colocar los 18 en el casillero. Eso significaría prácticamente la mitad de los puntos que se necesitan para quedarse en Primera un año más. Y eso, aunque parezca poco, no lo es teniendo en cuenta que Meriton sigue estando al frente.