El ‘tiempo’ empeora el mercado

Amallah, Canós y Yaremchuk, los refuerzos de ataque llamados a suplir las bajas de Kluivert, Lino y compañía solo suman entre los tres 877 minutos jugados en LaLiga

Amallah, imagen en Mestalla

Amallah, imagen en Mestalla

Rafa Jarque

Rafa Jarque

El paso de las jornadas está destapando todas las carencias de la plantilla del Valencia CF. La plaga de lesiones y la poca profundidad de un equipo extremadamente joven e inexperto estan lastrando a un conjunto que, si bien todavía no está en una situación alarmante, sí ha sumado menos puntos de los que podría haber obtenido visto el devenir de algunos partidos. A estos factores hay que sumar otro: los fichajes, salvo Pepelu, no arrancan. El rendimiento de Amallah, Canós y Yaremchuk todavía está muy lejos de lo que espera el entrenador y buena prueba de ello es el poco volumen de minutos que registran.

Entre problemas de lesiones y oportunidades desaprovechadas, ninguno de los tres refuerzos de ataque se ha ganado un hueco en el once. En algunos partidos ni siquiera son la primera opción desde el banquillo y el dato de los minutos jugados hasta ahora es demoledor. Entre Amallah (380), Canós (318) y Yaremchuk (179) suman 877 minutos disputados. Una cifra que pone en evidencia el mal e incompleto trabajo realizado en la última ventana de traspasos. Sobre todo teniendo en cuenta que en verano hubo un aluvión de bajas entre los futbolistas que terminaron cesión y los que rescindieron su contrato en vigor. 

El balance del mercado dejó 11 salidas, de las cuales cinco son de jugadores que eran ‘intocables’ en el once como Kluivert, LinoNicoCavani o Yunus Musah. Por contra, solo se cerraron cuatro altas de las cuales únicamente Pepelu está rindiendo como se esperaba (o incluso mejor). El de Denia se convirtió rápidamente en un fijo en el once titular y ya acumula 1.415 minutos, 538 más que el resto de refuerzos juntos. Es decir, el Valencia ha cambiado cinco titulares por solo uno y seis futbolistas de rotación por únicamente tres. Cierto es que el club completó finalmente la plantilla con ‘nanos’ del filial como Javi Guerra, Diego López, Fran Pérez y Alberto Marí, que se han ganado más que ninguno su plaza en el primer equipo.

En cualquier caso, el Pipo necesita que Amallah, Canós y Yaremchuk den un paso al frente lo antes posible. De hecho, así lo dejó claro en la rueda de prensa previa al partido de Copa ante el Arosa cuando fue preguntado por Superdeporte. «Es una posibiliad de coger minutos para jugadores que necesitan esa continuidad en competición. Que aprovechen su oportunidad. Por mi forma de ser somos un cuerpo técnico que valora mucho el momento de cada jugador. Los que tienen menos protagonismo, a través de estar bien, van a tener la posibilidad de entrar en el once de LaLiga. Para mí tiene mucho valor y cuento con la opción de que me muestren cosas. Un buen rendimiento te facilita la decisión», explicó Baraja antes de que la ‘unidad B’, salvo Yaremchuk en cierta medida por el gol, no tomara la palabra del míster y desaprovechara la oportunidad ante un equipo de Tercer RFEF

El equipo atraviesa ahora una mala racha con una preocupante falta de gol y tanto Amallah como Canós y Yaremchuk son futbolistas que han demostrado en etapas anteriores tener la mordiente suficiente para desatascar partidos. La aclimatación al nuevo equipo o el tono físico no pueden ser excusas crónicas. También hace falta, por otro lado, que la fortuna de las lesiones empieza a sonreir un poco al Valencia, y es que cabe recordar que tanto el marroquí como el extremo de Nules se han perdido esta temporada varios partidos por contratiempos físicos. De hecho, Amallah está ahora de baja por un esguince en el tobillo. Yaremchuk, por su parte, no ha sufrido lesiones pero aún así es el que menos minutos registra. No termina de adaptarse y, a pesar de que el pasado martes se estrenó con la camiseta del Valencia en Copa, ante el Getafe en liga solo disputó un minuto. Además, con la vuelta de Alberto Marí, su participación podría caer incluso más.