14 de agosto de 2020
14.08.2020
Superdeporte
EL FOCO EN LO IMPORTANTE

Ferran Torres y lo que de verdad preocupa al Manchester City

La polémica por las declaraciones tras su salida no existe · Guardiola conoce perfectamente al jugador

14.08.2020 | 14:05
El club inglés ha explotado el nexo con Silva para presentarlo a su afición.

El periodismo (no sólo deportivo) se ha especializado en convertir la anécdota en motivo –normalmente– de crisis. Nos gusta fantasear por interés o comodidad. Cerrado su traspaso, Ferran Torres dejó en MARCA una de las entrevistas del año: contó la verdad, su verdad. Siempre queremos protagonistas que hablen con naturalidad y se salten el guion de lo políticamente correcto, pero, si lo que expresan no encaja con nuestro relato, también lo reprochamos. Recapitulando: queremos un gran titular, pero no estamos preparados para leer o escuchar argumentos que contradigan nuestra versión de los hechos. Si Ferran está agradecido con la afición y se declara valencianista, el discurso es fingido; si no lo hubiera hecho, también palo, por desagradecido. Si se muestra ambicioso y ganador, entonces es que Ferran es un prepotente; aunque luego nos encanta tener ese tipo de líderes de nuestro lado, contar con tipos con hambre y que transmitan la personalidad de los campeones. ¿Sus declaraciones le han generado algún problema grave con el Manchester City? Ninguno. Pep Guardiola o algún miembro de la estructura deportiva al más alto nivel han llamado preocupados, no. Toques de atención, cero.

El martes, el Manchester City lanzó las dos primeras piezas para 'presentar' a Ferran a sus aficionados. Lo hizo conectando al de Foios con David Silva. Paterna y Valencia de nuevo. Un talento que deja el club y otro que llega. El guiño es de cajón por motivos evidentes, pero lo podían haber planteado de otra manera; más todavía con el peso específico del canario. Esa es la estrategia del Manchester City, que ha fichado al futbolista español con más proyección del momento. Esa es la realidad que maneja el Manchester City, que se ha documentado al detalle sobre la vida de Ferran, informes dentro y fuera del campo. Guardiola y su gente han llamado, han preguntado para tener todo tipo de referencias hasta completar el perfil. El fichaje no sólo es fruto de la oportunidad, ha habido un trabajo importante y hay una apuesta, fuerte, también en clave proyecto por las dos partes.

Ferran ha pensado en el Valencia mucho más de lo que se dice o se quiere dar a entender, pero para eso hay que conocer al protagonista. Durante meses se ha trasladado una imagen no real del jugador, que hasta las últimas semanas mantuvo la vía de la renovación abierta. Otra cosa es que los responsables no dieran con la tecla, por desconocimiento o superados por la situación. El propio Ferran lo advirtió: con Mateu –Alemany– prolongar el contrato hubiera sido posible. Cuando quieres blindar a un jugador importante, la determinación es un valor imprescindible. Después, el jugador no reclamó ninguna locura: garantías para entrar en la línea de líderes (nada de quitarle el brazalete a nadie), un gesto de Peter Lim y un salario a la altura de la relación rendimiento-proyección-estatus. Justo como pretenden casi todos los futbolistas. Desde algunos foros se le ha exigido un 'compromiso' que la mayoría de profesionales no tendrían en su situación o no han tenido en otra similar. No se trata del Valencia 1998-2008, se trata de este Valencia y de este Manchester City, potencia global, superior en dimensión al de 2010, cuando David Silva dio el salto.


Cuando lo difícil parece fácil

Fijar a Cristiano como referencia –también a Silva– no es una fantasmada, es cargarse de presión añadida y generar expectativas. Presión más presión. Por sus palabras, Ferran tiene claro el dónde, el cómo y el cuándo. No llega como una estrella al Manchester City. Nada más lejos de la realidad. Es consciente de que los primeros meses no serán sencillos por el giro ambiental y futbolístico. Sabe que tiene grandes futbolistas por delante y competencia, pero también confía en sus posibilidades, en la seguridad que le ha transmitido Guardiola. Tiene una oportunidad magnífica. Sin Leroy Sané falta un extremo y ahí entra en juego su ADN, puro. No hay otro especialista de banda en la plantilla. Sterling es otra cosa, Bernardo es interior, Foden es distinto, Mahrez juega en la derecha entrando en diagonal (es zurdo) y es una posición en la que equipo 'busca' una mejora. Ahí encaja Ferran, que también puede jugar por izquierda.

El recambio de Silva depende de la evolución de Foden o del asentamiento de Bernardo. Guardiola tiene claro donde puede explotar Ferran. Ahora, el foco está puesto en la Champions... Eso es lo único que preocupaba la semana pasada, en la antesala de duelo ante el Real Madrid. En el mercado busca gol, busca cerrar la defensa, un mediocentro. El fútbol dictará sentencia, pero Ferran tiene claro su objetivo a medio plazo: en un equipo dominante –en todos los sentidos– tiene que elevarse como centrocampista de dobles cifras en goles y asistencias, atacar la franja de Jadon Sancho:17 goles y 16 pases de gol en Bundesliga. Esa es la ocupación del futbolista y de su nuevo club.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook