El Balonmano Benidorm afronta este sábado un encuentro de trámite en Pontevedra ante el Cisne (20:00 horas), equipo ya descendido, en el que intentará dar continuidad a la victoria de la pasada jornada ante Sinfín.

El equipo que entrena Fernando Latorre, ya sin objetivos clasificatorios ambiciosos, quiere cerrar la temporada y un ciclo que afecta a gran parte de sus jugadores con un buen sabor de boca.

El Benidorm no podrá contar, una semana más, con el extremo leonés Mario López, quien sigue convaleciente de su lesión en la rodilla, ni con Josep Folqués, con un esguince en el tobillo, ni Carlos Grau, con un desgarro en el sóleo. Jules Lignieres, ausente ante Sinfín por una lesión en la mano, viajará con el equipo, aunque es duda.

A pesar de la mala dinámica de Cisne y de su decepción por el descenso, Latorre espera un partido complicado. "Ellos van a ir a por el partido, independientemente de la clasificación. Para nosotros son dos puntos importantes para encadenar una serie de victorias y acabar el año como este equipo se merece", dijo el técnico alicantino.