El mes de Noviembre es el mes de la salud del hombre y un año más IMED Hospitales se unen al #MOVEMBER con la campaña de prevención contra el cáncer de próstata: #Chequéate .

IMED Hospitales cuenta con un dilatado equipo de profesionales que ayudan a afrontar esta patología desde múltiples vertientes: prevención, diagnóstico precoz y el tratamiento de cualquier patología de próstata. Hay que concienciar a los hombres de la importancia del chequeo de próstata para la prevención de enfermedades prostáticas: hiperplasia prostática benigna y cáncer de próstata. El cáncer de próstata detectado a tiempo hoy en día tiene más del 90% de posibilidades de curación.

El Dr. Antonio Benedicto, jefe de la Unidad de Urología de IMED Valencia, nos explica cómo el chequeo de próstata nos ayuda a tratar cualquier patología con la suficiente antelación. 

El Dr. Antonio Benedicto, jefe de la Unidad de Urología de IMED Valencia SD

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula del tamaño y morfología similar a una castaña, que se sitúa justo en la parte inferior de la vejiga y a través de ella la atraviesa el conducto urinario. Su función fundamental está relacionada con el espectro de la eyaculación formando fundamentalmente líquido seminal.

¿Qué patologías se pueden producir en la próstata?

Básicamente hay dos grandes patologías dentro de lo que es la glándula prostática. Por un lado, existe el crecimiento benigno de la misma, que es la hiperplasia prostática benigna, que produce una obstrucción en el chorro urinario con toda la sintomatología derivada del mismo. Por otro lado, encontramos el crecimiento maligno o cáncer de próstata, que es una de las patologías más frecuentes. En la actualidad está considerado como el cáncer más frecuente en varones por encima de los 50 años.

¿A qué edad se tienen que empezar a hacer las revisiones de próstata?

En la actualidad, nos seguimos orientando por las recomendaciones de la Sociedad Europea de Urología, en la cual ante pacientes sintomáticos hay que hacer una revisión prostática. En pacientes que no presentan síntomas se recomienda iniciar las revisiones a los 45 años, si existe un antecedente familiar de cáncer de próstata, o por encima de los 50 años si no existen antecedentes. En caso de pacientes afroamericanos habría que comenzar también en la edad de 40/45 años.

¿En qué consisten las revisiones de próstata?

La revisión prostática integral incluiría una anamnesis, evaluando mediante un cuestionario validado síntomas prostáticos, un IPSS, todo lo que es la sintomatología urinaria, por supuesto una exploración física mediante el tacto rectal y una serie de exploraciones complementarias, como sería una ecografía y una flujometría, unidos a un análisis sanguíneo de PSA para valorar la probabilidad de que ese crecimiento prostático pudiera deberse a células malignas como es el cáncer de próstata

¿Qué ofrece IMED Hospitales en su chequeo de próstata?

En IMED Valencia lo que hemos planteado es intentar realizar una consulta de alta resolución, una consulta en la cual se hagan todas estas exploraciones que hemos comentado previamente y que en una sola consulta se pueda realizar, en el mismo día, toda esta revisión que hemos planteado. Para ello, el día anterior se hace un análisis de sangre y orina; y en la consulta el mismo día se organiza de una manera integral el poder hacer tanto la exploración física como una correcta anamnesis, la flujometrçia y la ecografía.  

El Dr. Antonio Benedicto nos explica cómo el chequeo de próstata nos ayuda a tratar cualquier patología con la suficiente antelación. SD

¿Qué le diría todos los hombres en edad de hacerse un chequeo?

Sin duda ninguna, yo creo que en el Siglo XXI no tiene sentido que diagnostiquemos pacientes con cáncer o que haya pacientes que con una mala calidad de vida debido a su salud prostática. Yo creo que en la actualidad hay suficientes medios a nuestro alcance como para que podamos diagnosticar pronto, tratar pronto y evitar consecuencias que pueden ser perjudiciales para la salud, como en muchas ocasiones para la supervivencia. Debemos recordar que el cáncer de próstata tiene una supervivencia superior al 90% a cinco años y si lo diagnosticamos en épocas tempranas estas cifras son incluso superiores.

¿Qué más añadiría?

En IMED podemos presumir que a fecha de hoy tenemos todas las técnicas disponibles para un abordaje integral de la patología prostática mediante técnicas mínimamente invasivas, tanto a nivel de hiperplasia benigna prostática con las técnicas láser a nuestra disposición, y a nivel de cáncer de próstata tenemos diagnóstico mediante la biopsia por fusión de imágenes y tenemos cirugía robótica. 

UNIDAD MULTIDISCIPLINAR DE PATOLOGÍA PROSTÁTICA DE IMED Valencia

En IMED Hospitales hemos creado la Unidad de Tratamiento Prostático Avanzado para el tratamiento de las diferentes patologías relacionadas con la próstata. Una unidad multidisciplinar donde ofrecemos una atención integral y completamente personalizada desde la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la cirugía.

Los hombres se tienen que concienciar de la importancia de hacerse un chequeo de próstata para la prevención de enfermedades prostáticas. SD

Prevención: chequeo de próstata

Los chequeos de próstata sirven para detectar diferentes patologías de esta glándula. Si se presenta algún síntoma anormal, como molestias al orinar, se debe acudir de inmediato a un urólogo para que pueda realizar un chequeo de próstata. Si un familiar cercano ha padecido cáncer prostático, es recomendable empezar con las revisiones a partir de los 45 años. En ausencia de síntomas o antecedentes familiares, es recomendable realizarse un chequeo a los 50 años para conocer el estado de esta glándula.

Diagnóstico: biopsia por fusión

Es la tecnología más avanzada para el diagnóstico preciso del cáncer de próstata. La biopsia transperineal de próstata por fusión de imágenes de resonancia magnética y ecografía en tiempo real mejora el pronóstico del cáncer de próstata, con una detección y análisis preciso del cáncer de próstata, y con menos molestias y riesgo de infección.

¿En qué consiste una biopsia por fusión? Normalmente ante una sospecha de cáncer de próstata, por el resultado de un tacto rectal o un PSA elevado, se realiza una biopsia de próstata para completar el diagnóstico.

Estas biopsias sistemáticas eran hasta ahora transrectales a ciegas, aleatorias y en muchos casos, si las lesiones tumorales son muy pequeñas y no se acierta en ella, pueden ocasionar falsos negativos y se tienen que volver a repetir con las consiguientes molestias y riesgos de infección para los pacientes.

La biopsia transperineal por fusión mejora el pronóstico del cáncer de próstata. Se realiza una superposición de las imágenes de la resonancia magnética y la ecografía, que permiten recrear una imagen en 3D de la próstata. Permite un acceso por vía transperineal con anestesia locorregional, que evita riesgos de infección y es menos molesto para el paciente.

Tratamiento: hiperplasia benigna de próstata y cáncer de próstata

La hiperplasia benigna de próstata es una patología con gran prevalencia en varones a partir de los 50 años. Este agrandamiento progresivo de la próstata, si bien no está relacionado directamente con procesos oncológicos, puede ocasionar molestias muy severas como: Infecciones recurrentes, dificultad al orinar, formación de cálculos o problemas renales que pueden incluso derivar en la necesidad de llevar una sonda vesical.

Una vez que los tratamientos conservadores fallan el médico puede indicar el tratamiento quirúrgico. Hasta hace pocos años estaba aceptado que para próstatas de menos de 80cc se debían realizar Resecciones Transuretrales (RTU) y para próstatas mayores prostatectomía simple por cirugía abierta, también llamada Adenomectomía o técnica Millin.

Los avances tecnológicos de estos últimos años y la entrada en escena de las técnicas de láser (Verde, Tulio u Holmium) así como de procedimientos como las enucleaciones de próstata o la cirugía robótica da Vinci han cambiado radicalmente el enfoque de tratamiento de esta patología. El robot quirúrgico da Vinci ha supuesto un gran avance en cirugías urológicas.

Actualmente, para casos de grandes adenomas prostáticos donde los láseres no son del todo efectivos se está imponiendo como alternativa la utilización de la cirugía robótica como tratamiento preferente frente a la cirugía abierta o la laparoscopia.

La adenomectomía asistida por robot da Vinci permite conseguir los mismos resultados que con la cirugía abierta, pero con menos sangrado, menor tasa de infecciones, menor tiempo de hospitalización y sonda vesical, menor riesgo de incontinencia y permitiendo la extirpación de grandes volúmenes de adenomas prostáticos con mínimas incisiones.

La prostatectomía radical es la cirugía más empleada para tratar el cáncer de próstata, procedimiento donde el cirujano extirpa toda la glándula prostática.

El robot da Vinci ofrece una mayor precisión al cirujano en la extirpación del cáncer de próstata, permitiendo que la operación sea lo más segura y menos invasiva posible y reduciendo de forma significativa los efectos secundarios típicos de la cirugía convencional como son la incontinencia urinaria y la impotencia sexual.

Una tecnología de última generación para procedimientos quirúrgicos precisos de alta complejidad, con el fin de reducir los efectos secundarios de una cirugía convencional. 

En IMED Valencia contamos con urólogos acreditados con amplia experiencia en las técnicas más novedosas para el tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata, incluidas las próstatas más voluminosas mediante cirugía robótica. Teniendo como médicos acreditados a la cirujana Dra. Carmen Mir y al Dr. Antonio Benedicto, referentes en Uro-Oncología y Cirugía Robótica a nivel local y nacional.

Ventajas del da Vinci en el tratamiento del cáncer de próstata

El robot Da Vinci ayuda al cirujano en la ejecución de cirugías de alta complejidad a través de una cirugía mínimamente invasiva, aportando numerosas ventajas:

1. Mayor precisión y mejores resultados.

2. Reduce los riesgos de impotencia e incontinencia.

3. Visión real tridimensional del campo operatorio.

4. Elimina el temblor fisiológico del cirujano.

5. Sistema de posicionamiento por láser.

6. Pequeñas incisiones con mejores resultados estéticos.

7. Menor necesidad de transfusiones.

8. Menor dolor postoperatorio.

9. Reducción del tiempo de hospitalización.

10. Vuelta más rápida a las actividades normales.