Carlota Corredera entró en la pequeña pantalla casi por casualidad. Hasta hace poco, su trabajo era dar órdenes a los contertulios desde detrás, por el pinganillo. Un día, la cosa cambió y se puso de cara a los televidentes de Sálvame. Fue ganando protagonismo, aprendiendo a silenciar a unos y otros, pero generalmente con respeto. Sí, a diferencia en esto de Jorge Javier Vázquez. Hasta ahora.

Pues bien, hace unas semanas todo cambió. Telecinco empezó a emitir una docuserie que mezcla realidad, ficción y clases de neofeminismo. Un poquito de aquí, un poquito de allá y queda un exitoso programa con ciertos tintes rancios. Después de dos décadas dando voz y foco a Antonio David, la cadena quiso dar una vuelta a su parrilla, traición mediante. No son pocas las amistades que Rocío Carrasco tenía en la prensa y ahora todas han salido del armario de golpe. La orden: darle la vuelta al ventilador.

Tanto Antonio David como Rociíto son dos habituales de la prensa del corazón. Por lo que dicen o por lo que se dice de ellos. Ambos han ganado mucho dinero de una u otra manera, generalmente de manera poco elegante. Vamos, poniendo de vuelta y media al ex o al entorno del ex, entre otras cosas. El público general compró la versión del que fuera Guardia Civil y tildó a la ahora protagonista del programa en una mala hija, mala pareja, mala hermana o mala madre entre otras maldades. Verdad o mentira, poco importaba.

¿Va a importar ahora la verdad? Se ve que tampoco. Carlota Corredera acusa de negacionistas a quienes no se creen el 100% de la versión de su amiga Rociíto. Se le llena la boca de justiciera, pero carga contra el ejército de jueces que le han quitado la razón a Carrasco. 'Verdad judicial' se empeña en decir, como acusando a los jueces de no hacer bien su trabajo o, quizá, de prevaricación. Quién sabe. Carlota es una gran defensora del feminismo. Bueno, de este neofeminismo que invade ciertos sectores de la sociedad. Lo de que la palabra de una mujer que dice lo que yo pienso es la única que vale. Pues bien, algo falla en su historial de cara a defender lo indefendible. O no.

El marido de Carlota Corredera y la presunta violación de GH

La presentadora, de 46 años, está felizmente casada desde 2013. También es madre, seguramente ha plantado algún árbol y ha escrito un libro. La publicación es un grito al feminismo. Pues bien, según Voz Pópuli, fue en la presentación de su obra, cuando una periodista le preguntó por el suceso que conmocionó a los seguidores de Gran Hermano: la presunta violación de Carlota Prado. Su marido era cámara en ese momento. No intervino para evitar el supuesto delito que estaba sucediendo en sus narices. Nadie lo hizo. La presentadora fue preguntada por este suceso justo en la presentación de su libro feminista, Hablemos de nosotras. ¿Su respuesta? "Es un tema en el que no voy a entrar porque quienes tenían que hablar, que son la cadena y la productora, ya han hablado". ¿Será negacionista y no lo sabe? Cosas de Telecinco, que luego se sorprenderán de los boicots que les realizan televidentes y anunciantes.