El Arsenal acaba de fichar a un jugador que puede ser el futuro de la selección inglesa. Pero el club de Mikel Arteta ha tenido que pagar caro para llevarse a Ben White desde el Brighton. El central le costara unos 55 millones de euros. Los Gunners ya tuvieron dos ofertas rechazadas en las últimas semanas.

El Brighton cazó a White cuando el Southampton le dejó libre a los 16 años. Hace cuatro años se marchó cedido al Newport County, cuyo entrenador Michael Flynn pronóstico que jugará con la selección inglesa. A la altura, White solo había jugado algunos partidos de cuarta categoría. Desde entonces, ha jugado cedido en tercera con el Peterborough (“no fue la mejor cesión” luego confesó) y con el Leeds de Bielsa que acabó campeón de la Championship.

El Leeds quería quedarse con el jugador pero el Brighton rechazó dos ofertas de cerca de 30 millones de euros. En la temporada pasada, jugó 36 de los 38 partidos posibles en su primera temporada de Premier League con el Brighton.

Sus actuaciones como central, pivote, lateral y carrilero impresionaron a Gareth Southgate, que le llevó a la Eurocopa cuando Trent Alexander-Arnold tuvo que renunciar por lesión. Participó en dos partidos amistosos.

“Todos ven muy claro lo que puede hacer”, dijo Bruno Saltor, del cuerpo técnico del Brighton. “Con su rapidez y su capacidad física nos permite presionar muy arriba y lo que ha aprendido con Graham (Potter, entrenador principal) es de tomar decisiones mejores cuando tenga el balón”.

Ahora es Arteta que gozara de estas cualidades. El Brighton siempre insistía que ni quería ni tenía que vender su jugador pero que le dejaría salir si siempre llegaba una oferta “absurda”. White se convierte en uno de los fichajes más caros de la historia del Arsenal. Pero puede ser una inversión inspirada.