Mucho se ha venido especulando desde principio de temporada sobre los cambios que habría podido sufrir la relación entre Fernando Alonso y Esteban Ocon en el box de Alpine. Sobre todo tras algún que otro ‘pique’, con susto incluido, vivido en carrera en este 2022, y después del GP de Emilia-Romaña en el que el asturiano contó primero con las mejoras de su equipo en detrimento del piloto francés. Algo que podría haber aumentado el nivel de conflicto.

Pues bien Luca de Meo, presidente y director ejecutivo de Renault, hablo sobre esto y de lo que espera de su equipo de aquí al final de temporada en una entrevista a Corriere dello Sport.

“Sólo teníamos un fondo nuevo para Imola y en lugar de dárselo a Ocon, que está por delante en la clasificación, se lo hemos asignado a Fernando, que hasta ahora no ha tenido suerte”, explicó De Meo. Es decir,¿¡fue por pena?, ¿por lástima?, o realmente porque el bicampeón del mundo de Fórmula 1 ha demostrado ser más rápido en pista que su compañero de equipo. De Meo no lo aclara.

Por otra parte, y tras ser preguntado sobre si no era “un poco arriesgado para un joven como Ocon tener a su lado una personalidad como la de Alonso, De Meo sí fue fue muy contundente. “Al contrario, ahí mismo se nota el espíritu de equipo”, dijo.

El año pasado Esteban vio la colaboración con Alonso como una gran oportunidad. Mecanismo clásico de maestro y alumno: un intercambio de información que continúa. Los pilotos son héroes que no van a ninguna parte sin el equipo”, prosiguió presidente y director ejecutivo de Renault.

El Alpine de Fernando Alonso, rodando en el ultimo Gran Premio de Emilia-Romaña. AFP7 VÍA EUROPA PRESS

'Piques' en carrera y declaraciones contradictorias

Por último, sobre los ‘piques’ que ha habido este año en carrera, explicó que incluso cuando parecía que chocaban, en realidad estaban tirando el uno del otro. Al menos, eso es lo que me dijeron los dos. No creemos que la lógica del primer/segundo piloto sea correcta”, concluyó Luca de Meo.

Una afirmación que ciertamente contrasta con la realidad pues, si algo dejó claro este famoso lance en el GP de Arabia Saudí, es que ambos pilotos perdieron tiempo. Y más aún, que Fernando Alonso se vio frenado por su compañero de equipo ya que marchaba con mucho más ritmo. Algo que el propio piloto español reconoció tras la prueba.