Nada más bajarse del Alpine al terminar el Gran Premio de Gran Bretaña, Fernando Alonso se acercó por detrás a Carlos Sainz y se fundió en un abrazo con el madrileño. Acababa de lograr su primera victoria en la Fórmula 1 tras 150 carreras en el ‘gran circo’. La emoción se palpaba en el ambiente entre los dos pilotos españoles.

"Estoy muy contento por él, hizo la pole el sábado y ganó el domingo, en Silverstone, un día para recordar toda su vida. Muy feliz por él y por Carlos padre, amigo mío al que conozco desde hace más de 30 años", aseguraba el ovetense.

"Hablé con Carlos Jr. en el parque cerrado. Llamé a Carlos padre después de la pole para darle la enhorabuena porque pensaba que Red Bull sería más rápido en la carrera. Pero le llamaré, claro", bromeaba a continuación.

No fue el único. Carlos Sainz hace ya tiempo que se ha convertido en uno de los pilotos más queridos y respetados del paddock por todos sus compañeros. Por eso no es de extrañar que las felicitaciones entre la parrilla se sucedieran una tras otra.

El sincero abrazo entre Carlos Sainz y Fernando Alonso en Silverstone. AFP7 vía Europa Press

Ejemplo a seguir

El actual campeón Max Verstappen, el heptacampeón del mundo Lewis Hamilton, otro de sus grandes rivales en Red Bull, ‘Checo’ Pérez y un largo etcétera quisieron sumarse a las felicitaciones de Fernando Alonso con el piloto de Ferrari.

Al igual que el pasado año a Carlos Sainz le costó arrancar la temporada, entender el coche y exprimir al máximo el monoplaza y su propio potencial como piloto pero, como ya se vio en Montreal en el Gran Premio de Canadá, el piloto madrileño está ya listo para luchar por las victorias en cada carrera.