El inicio de temporada de Fernando Alonso fue para olvidar. Solo una carrera en los puntos y un enorme cúmulo de infortunios. Fallos de fiabilidad, malas decisiones de Alpine, roces con Esteban Ocon, sanciones de la FIA... y también es de justicia reconocer algunos errores impropios de todo un bicampeón del mundo. Fueron semanas difíciles e incluso el fantasma de la retirada estuvo en el aire.

Dos puntos en Baréin que vinieron 'regalados' por los abandonos de los dos Red Bull en las últimas vueltas, un abandono en Arabia Saudí por un fallo del coche, un último puesto en Australia como consecuencia de una avería en la clasificación y un error estratégico de Alpine, un nuevo DNF en Imola al destruirse su coche por un pequeño toque con Mick Schumacher y una undécima posición en Miami por culpa de nuevas malas decisiones de la escudería y una polémica sanción de la FIA. Tras ello, el ovetense tocó fondo.

La trayectoria de Fernando Alonso, de menos a más

Fernando Alonso fue quinto en Silverstone EFE

La tendencia, sin embargo, empezó a revertirse en el Gran Premio de España, en el que Alonso salió último y logró remontar hasta la novena posición. Tras ello fue séptimo en Mónaco y Azerbaiyán, demostrando su habilidad en los trazados urbanos. A continuación, en Canadá, volvieron los infortunios y fue noveno, pero en el recuerdo queda su segunda posición en la parrilla. Y en Silverstone completó su mejor resultado del año y fue quinto.

Las prestaciones del binomio Alonso-Alpine van a más de forma innegable. El segundo cuarto de la temporada es infinitamente mejor que el primero y el sueño del asturiano es que el tercero lo sea aún más. Para ello, el siguiente desafío es Austria. En clave de campeonato, el 'Nano' ya es décimo y está muy cerca de superar a su compañero, el francés Esteban Ocon.

Los mecánicos de Alpine, los más rápidos de toda la Fórmula 1

Los mecánicos de Alpine han mejorado sus prestaciones EP

Entre los infortunios de las primeras carreras del año hubo varios malos pit stops. Una parada lenta fue, por ejemplo, lo que desencadenó el declive de Alonso en el Gran Premio de Miami. Sin embargo, el equipo Alpine se ha puesto las pilas considerablemente.

En Silverstone el equipo francés fue el más rápido en boxes. Los mecánicos fueron capaces de cambiar los neumáticos de Alonso en 2,43 segundos, apenas dos centésimas menos que la parada de Stroll pero con al menos una décima de ventaja con respecto a los demás pilotos de la parrilla. Un factor que fue clave para superar a Lando Norris y soñar incluso con el podio en las vueltas finales.

El equipo respalda a Alonso más que nunca

Fernando Alonso cuenta con más respaldo que nunca desde Alpine EP

Otra muy buena noticia es que las heridas en la relación con Alpine parecen haber cicatrizado. Así lo demuestra Matt Harman, director técnico de la escudería, que se ha deshecho en elogios al ovetense. "Es un piloto muy talentoso y disfrutamos mucho teniéndole entre nosotros. Es muy técnico y nos da un feedback muy bueno y análisis en el simulador, nos ayuda con la correlación de datos", ha afirmado en unas declaraciones a DAZN.

El dirigente también asegura que el cambio de reglamento de este año está siendo "un reto increíble". Además, avanza un paso adelante en todas las áreas del coche, "en términos de la unidad de potencia y en varios aspectos aerodinámicos". Harman está satisfecho con el rendimiento del monoplaza en la alta velocidad y espera reforzarlo en las curvas lentas.

Próxima parada: Austria

Con estas tres buenas noticias, Fernando Alonso ultima la preparación del Gran Premio de Austria, que tiene lugar apenas siete días después del de Gran Bretaña. Es un circuito con muchas rectas, algo que a priori beneficia a Alpine. El objetivo será dar continuidad a la progresión de resultados y, además de puntuar por sexto fin de semana consecutivo, estar cerca de las tres escuderías que dominan el campeonato y ganar la batalla al resto.