La nueva medida de la DGT para comprobar un requisito de la ITV

La idea es aprovechar la vigilancia de las ZBE para multar a los conductores que cometan una determinada infracción

La Inspección Técnica del Vehículo es una de esas obligaciones que se mantienen para todos los conductores y no cambian en función de las emisiones, siempre que se superen las pruebas correspondientes. Solo un grupo muy pequeño de vehículos se puede librar de ella.

2023 es un año que viene marcado por la obligación legal de que todas las ciudades de al menos 50.000 habitantes, aunque su calidad del aire sea perfecta, adopten zonas de bajas emisiones en algunas de sus calles. Esto implica vetar la circulación de los coches más antiguos y permitirla con algunas restricciones a todos los vehículos que no sean eléctricos o ECO (híbridos o de gas).

Las ZBE también pueden afectar a la ITV

¿Cuál es la relación entre las nuevas zonas de bajas emisiones y la inspección? Muy sencillo. Para vigilar que no se cuelen coches prohibidos que no cumplan los estándares se van a instalar cámaras que comprueben si llevan la etiqueta de la DGT que indica la ecosostenibilidad del automóvil. Y las ITV han pedido que se extienda a su pegatina.

De momento han sido los talleres de estas inspecciones los que han pedido en Madrid que la DGT revise al mismo tiempo la presencia de la etiqueta ambiental y la pegatina de la ITV. De lo contrario solo un agente de policía podrá multar a quienes circulen sin haber pasado la revisión, como ocurre ahora.

Jorge Soriano, presidente de la Asociación de Entidades para la Inspección Técnica de Vehículos (AEMA-ITV) de la Comunidad de Madrid asegura que revisar que se ha superado la prueba de humos también es importante para velar por el planeta: "Tener la pegatina de medioambiente de la DGT no es suficiente para garantizar que las emisiones del vehículo no exceden los límites marcados por la normativa". Por el momento se desconoce si Tráfico escuchará esta petición.