Hernani está fuera de la planificación deportiva del Levante y su nombre es uno de los que encabeza la lista de descartes de cara a la próxima temporada. Su cesión al Al-Wahda Mekka, de Arabia Saudita, le permitió disponer de los minutos que careció como levantinista en su primera campaña, pero no para tener garantías de protagonismo en su regreso. De hecho, ni se baraja la posibilidad de que continúe.

Su tanto en el bolo de ayer contra el Al Ain sirvió para decantar la balanza hacia el lado levantinista (1-0), aunque también para brindar un rayo de esperanza a una dirección deportiva a la que le está costando deshacerse del portugués. El Fair-Play Financiero está siendo el talón de Aquiles en el verano granota, y la falta de predisposición de los futbolistas que no cuentan dificulta cualquier maniobra tanto a la hora de planificar como de sanear las cuentas.

El extremo está siendo ofrecido a distintos equipos. Sus características futbolísticas son seductoras para cualquier conjunto al que le guste ejecutar su táctica mediante contragolpes (velocidad, desborde y arracada), aunque el salario que posee es el principal obstáculo para encontrarle acomodo. Contexto similar al de otros futbolistas que no cuentan, donde destacan los casos de Coke Andújar, Nikola Vukcevic y Sergio León. Nóminas altas y rendimiento insuficiente, lejos de lo exigible en la máxima categoría del fútbol español.

El extremo, durante su primera campaña en Orriols. F. CALABUIG

Además, el conjunto granota otea el mercado en busca de un extremo ante la necesidad de darle salida. Óscar Plano, pese a las reticencias del Valladolid en dejarle marchar, salvo oferta económica convincente, continúa gustando en las oficinas del Ciutat de València y el compás de esperar para intentar hacerse con sus servicios está activado.

Hernani fue una de las últimas contrataciones de Vicente Blanco ‘Tito’ antes de concluir su etapa como director deportivo del Levante en 2019. Fue un objetivo por el que se suspiró durante un año, pero que llegó con la carta de libertad bajo el brazo después de finalizar su relación contractual con el Oporto. Encima, sus dos primeras titularidades tuvieron un impacto positivo: después de jugar media hora en total en los cinco primeros enfrentamientos de la temporada 19/20, en la sexta y séptima jornada anotó dos goles a través de jugadas zigzagueantes y desequilibrantes.

No obstante, sus destellos se quedaron a medias al no encajar en el sistema de Paco López. Además, sus individualismos hicieron que sus aportaciones desde el banquillo no tuvieran trascendencia. Motivos por los que el club levantinista busca la desvinculación del extremo luso.