El Levante es consciente de que se jugará su existencia en la élite del fútbol español en uno de los escenarios más temibles del Viejo Continente, pero sus precedentes, más allá de la ilusión que existe de conquistar el feudo del Real Madrid, invitan a ser optimistas. Desde que el cuadro granota subió a Primera División en 2017, el feudo blanco ha sido una llamativa fuente de puntos después de conquistarlo en dos ocasiones y salir con reparto de unidades en otra.

Solo perdió en una de sus cuatro visitas. Fue en la temporada 2019-2020, tras una primera media hora insuficiente, que se saldó con 3-0 en el marcador, y que le obligó a reaccionar de tal manera que se quedaron cerca del empate gracias a los tantos de Borja Mayoral y Gonzalo Melero en la segunda parte (3-2). No en vano, los enfrentamientos restantes sonrieron a los pupilos levantinistas.  

En su regreso a Primera División, un tanto de Ivi y una gran actuación de Raúl Fernández sirvieron para 'rascar' un punto. Y en la temporada posterior, un gol de Roger y otro de Morales en un cuarto de hora dieron validez a un triunfo histórico (1-2) y en el que el VAR fue protagonista: anuló dos goles al Madrid, uno de ellos en el descuento, y otro al Levante. Aunque fuera en Valdebebas por las obras del Bernabéu, el Levante también supo cómo batir al conjunto blanco en 2021. De hecho, el VAR también tuvo su papel, ya que a los diez minutos expulsó a Militao. Como en 2018, Morales y Roger, rehaciéndose a un penalti fallado, fueron los goleadores. Sobran motivos para creer.