Paula Tomás, dentro de la aciaga temporada del Levante Femenino que le ha eliminado de la ecuación de equipos que disputarán competición europea la próxima temporada, se convirtió en la noticia más agradable en la campaña en la que consiguió estabilidad en la máxima categoría del fútbol femenino, en el club donde creció como futbolista y donde no deja de cumplir sueños. La lateral fue reconocida por Teika por su gran curso en el carril zurdo y, además de mostrar su satisfacción habló sobre cómo empezó en el universo del balompié y qué emociones le produce defender al equipo granota.

«Yo llegué al Levante en Alevines. A partir de ahí fui subiendo de categorías, pasé a fútbol 11, fui creciendo… La verdad es que estoy muy contenta por todo lo que he conseguido», dijo en los medios oficiales del club, mientras recordó cómo su familia se volcó en que desarrollara su carrera. «Entrenaba en Nazaret e iba desde Vergel», localidad situada en el noreste de la provincia de Alicante, al igual que rememoró qué le produjo jugar la Champions en el Ciutat. «Muy chula la experiencia. Entrar en el campo, ver que está lleno, ver cómo la gente te anima y te aplaude… Es algo que a mí me encantó», dijo.

Además, habló sobre cómo combina su vida deportiva con los estudios, ya que cursa la carrera de Farmacia. «Estudio Farmacia. Entré hace tres años y complicado compaginarlo. Entreno por la mañana, como rápidamente y por la tarde me voy a clase», comentó antes de que Teika le regalase un marco con la celebración de su gol contra el Alavés esta temporada, que recibió visiblemente emocionada. Su primero en la élite y un recuerdo que ya es para siempre. «Hacía tres años que no marcaba gol. Me hizo muchísima ilusión. Fue un momento increíble».