El primer equipo femenino del Valencia Basket concluyó el pasado domingo su segundo y último test de pretemporada ante el Casademont Zaragoza. Un partido en el que se mostró irregular en algunos momentos pero que acabó sacando con nota. «Nos costó empezar, ellas venían fuertes, son un buen equipo, pero después de la charla en el descanso nos pusimos las pilas. En defensa sobre todo. Fue atrás dónde ganamos el partido, y en ataque también mejoramos», explicó Raquel Carrrera, para la que «el equipo sigue trabajando, llevamos tres semanas juntas y ya se va notando el trabajo que estamos haciendo».

Algo que será fundamental de cara al inicio de la temporada con la Supercopa y la previa de la Euroliga. «Llegamos bien, con muchas ganas. Estamos centradas en la Supercopa de Tenerife y con mucha ilusión de superar la previa de la Euroliga», concluyó.