Este sábado, 6 de noviembre, el Valencia Basket encara el partido frente al Joventut de la Liga Endesa con un doble objetivo desde el plano psicológico. Aparte de la primera victoria de la temporada como local en la competición de liga, los pupilos de Joan Peñarroya tratarán de escapar del peor momento de la temporada en lo que a resultados se refiere. Justo después de enlazar por primera vez tres triunfos en partido oficial (San Pablo Burgos, Promitheas Patras y Andorra), el equipo se ha topado con tres derrotas consecutivas. Además, tres partidos perdidos por un escaso margen de cinco puntos en total.

A la desgracia de las lesiones -el equipo ‘taronja’ sigue sin poder contar con Tobey, Claver y Dimitrijevic- se ha unido la fatalidad por la forma en la que se ha caído. La serie negativa comenzó en Podgorica. En la segunda jornada de la EuroCup, el Valencia cayó por un solo punto contra Buducnost (71-70), tras liderar el marcador durante cerca de 35 minutos y una polémica jugada en la que Dubljevic fue objeto de una falta a pocos segundos del final.

Cuatro días más tarde de la desgraciada derrota en Montenegro, donde se perdió también a Neno Dimitrijevic por lesión, el equipo perdió en casa en un irregular partido de Liga ante el Betis Coosur (81-84) fruto de la desconexión en el último cuarto. Posteriormente, llegó un nuevo traspié por un solo punto. Gran Canaria volvió a asaltar la Fonteta en la EuroCup (89-90). El Valencia, pese al compromiso hasta el último instante de los jugadores, no logró dominar el marcador desde el minuto 12 (28-25).