El primer partido de la final de la Liga Femenina Endesa entre el Perfumerías Avenida y el Valencia Basket dio el primer punto a las salmantinas, que podrían proclamarse campeonas si gana el jueves el La Fonteta. Sin embargo, el entrenador local no acabó del todo satisfecho y no solo por la doble técnica que le costó la expulsión, sino porque considera que el arbitraje dejó de señalar muchas faltas de una jugadora del Valencia Basket.

Así, de cara al segundo partido de la final, señaló que "espero que una jugadora que hace 20 faltas en el otro equipo no acabe con una porque hay una en el otro equipo que hace 20 faltas en cada partido, empuja en cada rebote, en cada bloqueo, suelta los codos, es increíble que acabe con una falta, eso lo que hay que arbitrar, eso es cómo proteges y cuidas a las jugadoras y al espectáculo. Si una jugadora haciendo eso acaba con una falta, tenemos un problema, eh, tenemos un gran problema".

Sin embargo, prefirió no nombrarla al ser cuestionado por ello. "¿No lo sabes?, Yo creo que es clarísimo quién es, solo hay que ver el partido. Si ves el partido te das cuenta quién es, pero no este, todos".

Al margen de esta polémica que abrió en sala de prensa, no entró a valorar el polémico tiempo muerto que pidió su asistente, Raquel Romo, a falta de poco más de diez segundos para el final y con el partido ya sentenciado. "Ni lo he visto porque quedando 30 segundos he visto el partido ya ganado, he apagado el ordenador y me he quedado a solas. No he visto lo que ha pasado, pero hablaré con Raquel. Estuve empujando mentalmente, han reaccionado bien, nos paramos un poco en ataque pero para mí, fue todo una sorpresa".

Curiosamente, sobre esa acción, Rubén Burgos prefirió no añadir más leña al fuego para señalar que "creo que han pedido el tiempo muerto porque le quedaba y tenía derecho a pedirlo, es una cosa que está dentro del reglamento, no hay problema. Como nos daba igual esa última defensa, he planteado hacer una zona 2-3 y dejar lanzar, no nos importaba ya"

Sí salió en defensa del baloncesto femenino y de las jugadoras de uno y otro equipo en general antes las críticas que preveía que podían llegar por el flojo primer partido de la final, sobre todo en el aspecto ofensivo. "Voy a escuchar, vaya mierda es el baloncesto femenino, en gente que ha visto el partido por televisión y no sabes lo que me jode eso porque juegan cojonudamente los dos equipos y tienen jugadoras buenísimas", lamentando el calendario cargado de partidos y que primer el número de encuentros por encima del espectáculo.

"Las jugadoras son las artistas, las protagonistas. Hay que cuidarlas, servirlas y protegerlas para que nos den espectáculo. Por eso viene la gente. Jugar 60 partidos al año o más, más la pretemporada, es complicado. Hay que analizar y reflexionar sobre las competiciones. Es complicado, sin vacaciones, todos sabemos de qué estoy hablando.

Otra polémica en la final del año pasado

Al margen del polémico tiempo muerto final del domingo y de las declaraciones de Roberto Íñiguez contra la supuesta permisividad hacia una jugadora taronja, el técnico también protagonizó una polémica en la final del año pasado ante el Valencia Basket. En aquella ocasión señaló que "no ha ganado el mejor equipo, sino el más unido y honesto". A ello añadió "que cada uno saque conclusiones como quiera de lo que estoy diciendo". Posteriormente, señaló al segundo entrenador del Valencia Basket (Santi Pérez), por alguna supuesta situación polémica del segundo partido de la final, que no quiso especificar.