Joan Peñarroya, entrenador del Valencia Basket, no escondió su satisfacción por conservar la tercera plaza después de derrotar a domicilio al Monbus Obradoiro, en un partido en el que, a su juicio, creyeron tenerlo ganado "antes de que acabara".

"En el último cuarto dejamos de estar conectados al partido, ellos nos meten unos tiros de mucho mérito y nos apagamos. Hemos creído haber ganado el partido antes de que acabara, y por eso aparecieron los errores", comentó en su comparecencia ante los periodistas.

El técnico del conjunto taronja también lamentó que su equipo diera vida al Obradoiro cuando disfrutó de ventajas de 15 puntos en el tercer cuarto.

"En el arranque las defensas no han brillado y los ataques estaban muy por encima de las situaciones defensivas. Y eso nos ha confundido porque no hemos estado todo lo sólido que deberíamos. Al final, un partido que tendríamos que haber controlado se ha convertido en un cara o cruz. No podemos dejar que nos remonten 15 puntos varias veces", comentó.

Peñarroya dijo sentirse "un privilegiado" por asistir a la despedida de Albert Oliver, "un amigo y una leyenda que seguro que veremos de vuelta en algún momento".

Finalmente, también se acordó de los descendidos Andorra y San Pablo Burgos: "Son dos clubes especiales para mí. Hoy están viviendo lo más triste del deporte, ojalá vuelvan más pronto que tarde a la liga Endesa".