El nuevo Valencia Basket comenzará a andar a partir de esta próxima semana y lo hará poniendo la primera piedra con la elección del nuevo entrenador, aunque aún no se ha dado oficialidad a la no continuidad de Joan Peñarroya. Una decisión que se tomará en las próximas horas y que se comunicará a principios de semana, para empezar a concretar acto seguido las renovaciones, salidas y fichajes para la próxima temporada.

Álex Mumbrú y Pedro Martínez son las dos opciones que más gustan a los responsables del club, pero antes incluso de hablar de cifras y número de temporadas, el club quiso asegurarse de que conocieran la nueva filosofía de la entidad y ver cómo encajarían sus ideas en el nuevo proyecto, con independencia de si juegan la Euroliga o no pero con la convicción casi absoluta de que el Valencia Basket será uno de los clubes invitados a participar al menos el próximo año en la máxima competición europea.

Una situación que obliga a reforzar lo mejor posible al equipo, pero dentro de unos márgenes económicos ajustados y siempre teniendo una ventana abierta a los jugadores de L’Alqueria, como empezó a verse ya esta pasada temporada, aunque muy obligado por las malas rachas de lesiones.

Pedro Martínez, en un partido con el Baxi Manresa acb Photo / J. Alberch

La experiencia de Pedro Martínez y su exitoso pasado en el Valencia Basket son su mejor aval, al margen del cariño que le sigue manteniendo la afición, aunque en caso de volver, se encontraría una situación distinta a la de su primera etapa de taronja, con un club que tiene muy claro el objetivo de caminar hacia la sostenibilidad y ajustar al máximo el gasto aunque la Euroliga se vislumbre en el horizonte. Además, le resta un año de contrato y aunque tiene una opción liberatoria, en el Baxi Manresa esperan que siga un año más.

Una vínculo contractual que no va a ser lo que decida ni mucho menos la apuesta del club, pero que no está en el caso de Álex Mumbrú, uno de los entrenadores de más presente y futuro y que además queda libre, aunque el Bilbao Basket confía aún en poder renovarlo también.

Tras 21 temporadas en el baloncesto profesional, la proyección de Mumbrú ha ido a más en cada uno de sus años en el banquillo y encajaría a la perfección en el nuevo proyecto taronja, en el que tendría también la oportunidad de dar un salto más en su carrera. Ambos están a la espera de la decisión definitiva del club una vez mostrada también cuál sería su idea respecto al equipo y al proyecto de la próxima temporada. A partir de ahí y aunque el club se interesó también por la situación de otros entrenadores -entre ellos Neven Spahija-, el club entrará en la negociación pura y dura con el elegido para cerrar su contrato, algo que no debería plantear problema alguno a priori.

Renovaciones y fichajes

A partir de ahí y aunque el club ya tiene tomada la decisión de no renovar a jugadores como Mike Tobey o Hanlan, se despejarán de acuerdo con el nuevo técnico el resto de situaciones contractuales, con opciones de ampliación para Van Rossom, Labeyrie (menos probable) y Hermannsson, lesionado de gravedad, al margen de la continuidad de Prepelic, que sigue en su particular proceso de recuperación.