Ansu Fati es una de las jóvenes estrellas mundiales que son una realidad. Todavía con edad juvenil, este joven atacante debutó con el Barça en LaLiga. Sus goles y grandes actuaciones le llevaron incluso a jugar con la selección española de la mano de Luis Enrique, cada día más acostumbrado a hacer debutar a jóvenes jugadores a poco que rindan. En el caso de Ansu, empezó pisando fuerte. Con 16 años debutó con la sub-21 y con 17 dio el salto a la absoluta, con la que lleva cuatro partidos y un gol. Una grave lesión le dejó fuera del verde durante varios meses, pero recientemente Koeman ha podido volver a contar con él. Es quien debe ocupar el sitio de Messi en el Camp Nou, pero su historia podía haber sido muy diferente. El Valencia CF, de hecho, lo tuvo prácticamente fichado.

Tal y como publica Sport, era diciembre de 2018 y con 15 años recién cumplidos, fueron varios los clubes que intentaron llevárselo gratis a cambio de un contrato profesional. Aunque equipos como Chelsea, West Ham o Juventus se lanzaron a por él, fueron el Niza y el Valencia CF los que más cerca le tuvieron, y teniendo su padre prácticamente finiquitado el acuerdo con los de Mestalla.

Bori Fati quiso al Valencia, pero el representante convenció a Ansu

En este escenario, su padre se inclinó por elegir al Valencia, club que ofrecía 50.000 euros más que el Barcelona, pero Junior Minguella, su entonces agente, convenció a Ansu para que firmara el primer contrato profesional con los blaugrana. En cuanto lo hizo, Bori Fati, padre del crack, despidió al representante y firmó con Rodrigo Messi (hermano de Leo), con quien acordó una nueva mejora sólo un año después. Y, para seguir con la costumbre de la 'casa Fati', se se separaron de Messi para pasar a formar parte de la nómina de cracks que lleva la agencia de Jorge Mendes.