Ni nevera ni nada que se le parezca. El árbitro de la polémica del Camp Nou ha sido designado para el VAR del Getafe-Celta de este lunes en el Coliseum Alfonso Pérez correspondiente a la jornada 10 de LaLiga. El colegiado del Comité Territorial Extremeño tendrá los mandos de la sala VOR después de su polémico penalti de José Luis Gayà a Ansu Fati que dio la vuelta al mundo... por injusto. Gil Manzano, como dijo Gayà, seguirá pitando lo que quiera. 

El equipo quiere pasar página y centrarse en el Mallorca, pero la polémica todavía colea en el vestuario porque el pasado martes en el Atlético de Madrid-Liverpool de Champions se vivió una jugada muy similar con protocolo VAR diferente. Contacto con Giménez dentro el área, el árbitro Daniel Siebert señala penalti, es un jugada clara de interpretación porque no se puede medir la intensidad del empujón y, a diferencia del domingo, el colegiado va al monitor de la banda a revisar la jugada. Al final, se da cuenta de su error y decide anular el penalti. Todo lo contrario que en el Camp Nou. 

Por si fuera poco, nadie olvida que Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) y Clos Gómez, director del Proyecto VAR, explicaron este verano en la presentación de la temporada arbitral 2021/22 que no había que pitar los penaltis grises. "Para esta temporada, se ha insistido en no sancionar contactos leves. El penalti debe corresponder a una acción clara y evidente", dijo Clos Gómez. La vida (arbitral) sigue igual.