En el café informal que Sean Bai tomó con los medios incidió de nuevo en el mismo concepto que deslizó en la rueda de prensa de presentación de Gattuso: identidad. Desde Meriton tratan de dar un ‘volantazo’ para lavar su imagen y el nuevo CEO del club defendió lo que pretenden hacer de cara al futuro inmediato, poniendo, según sus propias palabras, al aficionado en el centro de todo. El directivo asiático, que afirmó que no quieren «quedarse en una burbuja», reconoció que han de aprender a saber lo que quiere el valencianismo y comunicarse con él de forma más asidua para intentar que los aficionados se sientan identificados con el club después de muchos años acrecentando un gran déficit de credibilidad. 

Para lograr esa fluidez comunicativa con la afición, Sean Bai defendió un cambio de talante con los medios de comunicación. En este sentido, el director general puso encima de la mesa diferentes ideas que pasan por abrir entrenamientos o facilitar la cobertura de la pretemporada... Y se comprometió a que desde el club se ofrecerán más ruedas de prensa incluso sectoriales por los responsables de cada área del club.

Identidad en el campo

El lugar en el que habla un equipo de fútbol no deja de ser el terreno de juego y la mayor carga de identidad la suelen aportar los jugadores de la casa. La situación contractual de Hugo Guillamón, Carlos Soler y José Luis Gayà preocupa y mucho a la afición, pues pone en jaque la continuidad de sus tres principales estandartes. La apremiante necesidad de venta del club para no incurrir en las mayores pérdidas de la ‘era Lim’ pone en el foco a estos jugadores porque el total de su venta sería contabilizado como beneficio neto. Desde la entidad de Mestalla, Miguel Ángel Corona reconoció la importancia de estos jugadores y afirmó que tienen una vía de comunicación abierta para renovarlos, «pero estamos en el mercado», apostilló. De momento están citados el 5 de julio para empezar la pretemporada. Desde el club no quisieron incidir más en casos concretos, pero tampoco desmintieron que todos los jugadores son transferibles dada la delicada situación financiera que atraviesa el club.