El escenario ideal de Gennaro Gattuso es afrontar el mes de enero con la plantilla reforzada y preparada para un arranque de 2023 muy exigente con la disputa de la Supercopa de España en Riad (Arabia Saudí) y las primeras eliminatorias de la Copa del Rey, además del calendario de partidos de LaLiga. Al italiano le gustaría cerrar los fichajes cuanto antes en este mercado de invierno atípico por el Mundial y afrontar las tres competiciones con las máximas garantías. El problema estructural del Valencia es que el club, como consecuencia de su delicada situación económica, se ha acostumbrado a firmar en los últimos años sobre la bocina buscando oportunidades de mercado con jugadores a coste cero, cesiones y traspasos en unas condiciones financieras muy ventajosas.

Los intereses deportivos chocan con los parámetros económicos. El club se ha visto obligado a apurar el plazo de fichajes en los últimos mercados de invierno preso de sus limitaciones financieras. Como la temporada pasada 2021/22 con José Bordalás en el banquillo. El Valencia cerró el 28 de enero la cesión sin opción de compra del mediocentro Ilaix Moriba procedente del Leipzig. Días más tarde, el 31 de enero, la entidad de Mestalla alcanzó un acuerdo con el Tottenham Hotspur para el préstamo del extremo zurdo Bryan Gil. Lo mismo sucedió un año antes en el mercado de invierno 20/21 a las órdenes de Javi Gracia. El club acordó el 31 de enero la cesión del central Francisco Reis Ferreira ‘Ferro’ del Benfica así como la del delantero del Wolverhampton Patrick Cutrone. El fichaje del mediocentro uruguayo Christian Oliva en calidad de préstamo con opción de compra no obligatoria se cerró el 1 de febrero. Un año antes en la campaña 2019/20 con Albert Celades como entrenador, el Valencia llegó a un acuerdo con la Roma el 30 de enero de 2020 por la cesión sin opción de compra de Alessandro Florenzi procedente de la Roma.

Imagen de la reunión del Valencia en Singapur VCF

El calendario de enero

La prioridad de Gattuso es acertar y fichar bien, pero si los refuerzos pueden llegar antes mejor que mejor. El mes de enero es tan decisivo como exigente con la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa del Rey (3, 4 y 5 de enero), un Valencia-Cádiz de la jornada 16 de LaLiga, las semifinales de la Supercopa contra el Real Madrid el 11 de enero como mínimo, los posibles octavos de final de Copa (17, 18 y 19 de enero), el Valencia-Almería de la jornada 18 de LaLiga, unos hipotéticos cuartos de final de Copa (24, 25 y 26 de enero) y, por último, un Valladolid-Valencia correspondiente a la jornada 19 de LaLiga. Gattuso necesitará cuantos más recursos mejor antes de que la competición permita un ‘respiro’ en febrero. La final de la Supercopa coincidirá con la disputa de la jornada 17 de LaLiga. De esta forma, los partidos de aquellos equipos que accedan al encuentro del 15 de enero serán aplazados. La RFEF hizo coincidir los encuentros de dicha jornada con los cuatro equipos de la Supercopa: Real Madrid-Valencia en el Bernabéu y Betis-Barça en el Benito Villamarín.