Las lesiones, la pérdida de protagonismo y el buen nivel de Étienne Capoue, quien llegó al Villarreal en el mercado de invierno debido a la lesión de rodilla de Vicente Iborra, han colocado a Francis Coquelin en la lista de descartes. El excentrocampista del Valencia, que cogió el cercanías de Mestalla para recalar en La Cerámica, no gozó de un curso fructífero con la camiseta amarilla pese a las buenas sensaciones que transmitió su llegada. No en vano, su cartel de prescindible para Emery, y la acumulación de centrocampista, hace que desde la cúpula del club 'groguet' se trabaje en un acuerdo que beneficie a ambas partes. Además, el club cuenta con Manu Morlanes tras su año de crecimiento en el Almería. Un contexto difícil de digerir para Coquelin.

Sin embargo, no todo es negativo para el francés. Desde su país de origen, el Olympique de Marsella de Pablo Longoria estaría interesado en sus servicios para reforzar la medular. El actual director deportivo lo conoce de su etapa en el Valencia y vería con buenos ojos hacerse con él. No en vano, el medio alude los rumores. «Son rumores, pero en el fútbol nunca se sabe. Estoy centrado en el Villarreal. Todavía tengo un contrato de tres años», dijo Coquelin en declaraciones para France Bleu.