El Grupo USA H. Mislata UPV sumó dos nuevos puntos ante el Levante Marni en un partido que controló durante gran parte del tiempo pero que tuvo un final apretado y emocionante. Y es que cuando todo parecía decidido mediada la segunda parte, apretaron las locales para acercarse hasta a tres tantos. Apareció la sangre fría de Mislata que solventó el choque con la calidad ofensiva de sus jugadoras.

Defender bien y tratar de sacar provecho en ataque de esa defensa es una ecuación que siempre suele dar resultados. En la primera mitad el equipo Mislata cumplió en su visita al Marni de manera notable la primera parte de esa realidad matemática pero no estuvo muy preciso en la segunda. El trabajo defensivo fue suficiente para encarrilar un choque donde las locales dieron la cara desde el principio con intensidad. Y es que un derbi siempre es un derbi. Los seis goles de ventaja al descanso (8-14) definían un partido en el que Mislata no quiso sorpresas en su lucha por seguir escalando puestos en la clasificación.

Sufrir y solventar los problemas también es parte del juego. BM. MISLATA

La segunda mitad comenzó con el equipo de Mislata manteniendo el ritmo y defendiendo fuerte llegando a estar once arriba en el marcador. Pero cuando parecía todo decidido el choque dio un giro inesperado. El ataque de Mislata se volvió espeso y la defensa no daba sus frutos. Poco a poco Marni se fue acercando en el electrónico convirtiendo los últimos minutos en un partido muy disputado e intenso. Jugó bien esos minutos finales Mislata que se llevó el derbi por 21-25. Sufrir y solventar los problemas también es parte del juego.