El valenciano Juan Ayuso (UAE Emirates) debuta en una gran vuelta con 19 años con las dudas sobre su respuesta en una carrera de tres semanas, pero a pesar de su juventud sin presión alguna, ya que las expectativas que levanta el ciclista de Xàbia entre la afición se convierten en "un orgullo" que le sirve de estímulo.

"Mi enfoque es ir día a día. Lo máximo que he competido han sido 10 días en el Giro sub'23, a ver cómo me encuentro. De momento prefiero pensar más allá. Quiero terminar con buen sabor de boca. No sé qué esperar de mi, pero trataré de estar con los mejores", señaló Ayuso en Utrecht, donde este viernes comenzará la 77 edición de la Vuelta.

En un momento de decadencia del ciclismo español, Juan Ayuso representa junto al andaluz Carlos Rodríguez (Ineos) las principales luces que iluminan el futuro. La presión es un concepto que no entra en el diccionario de Juan Ayuso. De hecho, si ganara una etapa, sería el más joven en hacerlo desde 1981.

"Más que presión siento motivación. Me gusta que la gente esté pendiente de mí, por lo tanto es un orgullo más que una presión. Me alegra que haya mucha gente detrás de mi y esperando que consiga grandes cosas", explicó.

Ayuso, quien no tenía previsto correr la Vuelta a principios de temporada, no tuvo reparos en reconocer que se pondrá a trabajar al servicio de su Joao Almeida en los intereses del equipo en la general.

"Por supuesto que trabajaré para Joao. Somos un equipo y ésta es mi primera Vuelta, vengo a aprender y a sacar lo mejor de mí. Si Joao Almeida es el más fuerte el equipo estaremos todos a su lado, sin duda".