A Gareth Bale no le queda mucho tiempo en el Real Madrid. El extremo acaba contrato en junio de 2022 y Florentino Pérez tiene claro que no piensa renovar al atacante. Eso sí, a estas alturas ni el delantero sabe que va a ser de él cuando se acabe su etapa como blanco, pero sí que es verdad que ya hay varios equipos detrás de él.

El equipo más interesado es el Tottenham, club en el que ya brilló y que espera recuperar la mejor versión del galés. Pero los ingleses lo querrían para el verano que viene, para así no tener que depositar nada de dinero por su fichaje. Y aunque su exequipo está interesado, la última palabra de su incorporación la tendrá Antonio Conte, entrenador del equipo.

Los problemas musculares llevan dañando toda la carrera a Bale, por lo que otra posibilidad es que el galés acabe retirándose, rumor que ya lleva mucho tiempo en el aire.