Para el Real Mallorca es una prioridad la continuidad de Vedat Muriqi. El jugador quiere continuar en la isla y el club no quiere desaprovechar la opción de quedarse en propiedad al delantero kosovar.

Su rendimiento ha sido determinante en la permanencia del cuadro balear en la máxima categoría. De hecho, en menos de seis meses se ha convertido en uno de los referentes del equipo y en un ídolo para la afición.

En este sentido, la opción de compra que maneja el Mallorca es de 12 millones de euros, hoy por hoy cantidad inasumible para el club. Es por ello que Pablo Ortells, director de fútbol de la entidad, intentará negociar con la Lazio una importante rebaja.

La tarea, no obstante, parece complicada pues el cuadro italiano invirtió en el jugador 20 millones de euros hace apenas dos años cuando le fichó procedente del Fenerbahçe.